Por qué una pedida de mano íntima es el mejor regalo

¡Hoy es San Valentín! ¿Existe mejor regalo que confesar tu deseo de compromiso a esa persona especial?

 

 

En cuestiones de pedidas de mano, en plena actualidad con las redes sociales, donde todo el mundo es súper feliz, y observamos vidas de ensueño pasadas por filtros mágicos y maravillosos, parece que tener una proposición de matrimonio espectacular está a la orden del día. Sin embargo, como todo en esta vida, no a todas las personas les gusta la exposición frente a otros, ni cada persona está deseando que todos los detalles íntimos de su día a día queden reflejados no sólo en una red social, sino a ojos de los demás.

Por eso, si eres de esas personas que valoran su intimidad por encima de todo y preferiría una pedida de mano mucho más austera, pero no por ello menos bonita, te damos las claves para que le pidas la mano a tu pareja y todo sea como de película… entre vosotros dos.

  • Una pedida en medio de una conversación. Porque probablemente tengáis una serie de costumbres que os guste hacer juntos, seguro que estáis deseando compartir esa cena que os encanta, ya sea en casa o en vuestro lugar favorito. Probablemente sea el momento indicado para cuando estéis hablando del presente y el futuro… plantear la gran pregunta sin grandes artificios. Hasta que lo compartáis con vuestro círculo, será vuestro pequeño y precioso secreto.
  • Con un regalo enmascarado. Aprovecha un aniversario, un día cualquiera o San Valentín para regalarle a tu pareja un álbum de fotos con las distintas etapas de vuestra relación. Deja que vaya descubriendo qué hay en cada página, para que en la última descubra que puede tener cabida la imagen de vuestra boda.
  • Un acertijo o incluso una Gymkana. No hay mejor regalo que una pedida de mano íntima, pero no por eso la pedida debe ser aburrida. ¿Por qué no dejar pistas por casa para que descubra un acertijo final donde ponga claramente: quieres casarte conmigo? Será único e inolvidable.

 

Imágenes: Pinterest, Tu dosis diaria

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *