Por qué una boda no debe ser un trauma si estás soltera

Sí, ha vuelto a pasarte. Una de tus amigas, o primas, o compañeras de trabajo se casa. Y de repente, otra vez el mundo se te cae encima porque te parece un dispendio de dinero que no te apetece hacer, o bien te agobias porque no conoces a nadie en el enlace dichoso, o peor…Te da pavor volver a ir sola a una boda. Si estás soltera y te han invitado a una boda, no sufras. Esto no tiene por qué significar un trauma para ti y te explicamos cómo superarlo.

Aunque las bodas siguen teniendo un componente tradicional donde el amor triunfa y toda la sociedad debe encontrar a su media naranja, la realidad es que los tiempos han cambiado y cada persona debe encontrar la manera de ser feliz al margen de lo que digan los demás. Sí, sabemos que muchos de los comentarios en las bodas son ‘¿para cuándo la vuestra?‘, o peor aún: ‘¿y tú, no tienes novio?’ Lo que es desde luego molesto.

Si estás soltera y te han invitado a una boda, no debes dejar que esto te hunda, porque tu estado civil no depende de si compartes o no tu vida con alguien, sino de lo contenta que estés con las cosas que haces día a día.

Si te apetece ir a esa boda porque te importan personalmente los contrayentes, esto no sólo es una buena noticia, sino que es algo muy especial y disfrutarás del momento. Trata de emocionarte con su amor pero no lo interpretes con algo que tenga que ver con tu vida o con tus relaciones pasadas. Simplemente míralo desde la barrera, alegrándote por ellos pero sin que eso te haga daño, porque tú eres dueña de tu vida y una boda no tiene por qué ser algo negativo.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *