Por qué el día de tu boda puedes levantarte con ‘mal cuerpo’

Meses de preparativos, días de nervios, noches de ilusión… y el día de tu boda te levantas con el cuerpo ‘del revés’.

Desganada, con el estómago revuelto, nerviosa pero sin energía, o incluso de mal humor. ¿Por qué puede pasar esto después de todo lo que has trabajado en uno de los días más bonitos de tu vida? Tranquila, es más común de lo que parece.

 

 

  • Agotamiento. Puede que tanto esfuerzo haya conseguido que llegues al día de tu boda sin fuerzas. Si le has robado horas al sueño, te has ido a la cama muy tarde preparándolo todo, si no te has cuidado, si has trasnochado… Puede que el día que pronuncies el sí quiero te levantes cansadísima. Puede pasar, pero esto no debe dominar el día que llevas tanto tiempo esperando, así que si necesitas tirar de cafeína, hazlo para que nada te pare.
  • Estrés. Este sentimiento está muy patente en este tipo de situaciones que requieren concentración, preparativos e invitados, pero no siempre somos conscientes de sentirlo. Puede que ese día te levantes con la sensación de que ‘no hay nada hecho’, pero no son más que los nervios lógicos de tantos días y meses preparándolo todo. Mentalízate de que el día ha llegado y simplemente hay que hacer ‘lo que hay que hacer’, sin dramas. Es perfectamente comprensible que sientas estrés, pero no dejes que esto te amargue el día ni te haga estar con mal cuerpo físico todo el día.
  • Ansiedad. Muchas novias pueden tener demasiados nervios en este día, tantos que les afecten físicamente. No dejes que la ansiedad te domine en un día tan bonito, porque la espera ha merecido la pena, el día concreto ha llegado y no merece la pena que te dejes llevar por sentimientos negativos. Relájate, habla con personas que te calmen y disfruta.

Imágenes: Pinterest, Syracuse

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *