Organiza tu boda

Si por fin tu chico te ha pedido matrimonio y tu respuesta ha sido sí, te damos la enhorabuena por tu futura boda. Y ahora: ¿estás lista para todos los preparativos? Ten en cuenta que una boda conlleva muchas decisiones pero si lo preparas todo con suficiente antelación tendrás un día perfecto sin ningún contratiempo que se os haya pasado por alto.

Alrededor de un año antes del gran evento debéis comenzar con algunos asuntos, que son de los más importantes. En primer lugar decidir entre los dos si queréis una boda civil o religiosa y elegir una fecha. Según vuestra decisión escoger la iglesia o el juzgado. Comenzar a escribir una lista de los invitados y pensad en el presupuesto que podéis invertir en la boda. Una de las cosas más importantes es elegir el lugar donde se celebrará el banquete y el tipo de comida que os gustaría. Finalmente pagar las reservas de todo.
Con todo esto hecho no tenéis porque preocuparos durante un tiempo porque estos puntos son los más importantes  y complicados de escoger.

Ocho meses antes tendréis que pensar en el estilo de vuestra boda para elegir la decoración, el tipo de música, las invitaciones, etc. El paso más importante, para la novia en este caso, será decidir donde comparar su vestido. También es el momento de buscar un buen fotógrafo y un buen cámara para que inmortalice ese día.
Como eres la protagonista indiscutible y la que va a tener más citas durante estos meses compra una agenda y empieza a anotar día y hora para todo lo que te viene.

Con medio año de antelación deberéis solicitar toda la documentación necesaria y obligatoria para celebrar vuestra boda, tanto si es civil como religiosa. Si vais a poner una lista de regalos de boda tenéis que decidir el lugar y la lista de todo lo que queréis. Organizar vuestro viaje de novios será lo próximo y lo más interesante. Comenzad a visitar agencias de viajes y sólo os queda escoger un destino.
Como querrás estar radiante el día de tu boda visita la peluquería, un buen maquillador y un centro de estética para planificarlo todo.
Si os casáis por la iglesia tendréis que visitar al párroco y apuntaros a los cursos prematrimoniales.

Cinco meses antes deberíais avisar a todos vuestros invitados, sobretodo a aquellos que vivan más lejos para que tengan tiempo de prepararlo todo con suficiente antelación.
Sentaros los dos a la mesa y planificar todos esos detalles que harán tan especial vuestro día como regalos a familiares o amigos, a quién daréis los novios-figuras y el ramo, canciones, etc.

Sólo os quedan tres meses para ser marido y mujer y aún hay bastantes cosas que decidir. Pensad en la ceremonia y si vais a querer una música especial, lecturas de amigos, etc.
Respecto a los regalos que vais a dar es el momento de comprarlos tanto para los mayores como para los más pequeños. No olvidéis que los niños se merecen una especial atención y una animación adecuada. Si van a ser vuestros pajes también tenéis que encargar sus trajes.
La novia elegirá su ropa interior y el novio su traje y juntos debéis organizar una cena de pedida oficial con vuestros seres más queridos y los regalos que os haréis el uno al otro.
La decoración floral es muy importante tanto para el momento de la ceremonia como para el banquete, sin olvidar ambas casas antes de la boda, a la que acudirán amigos y familiares para veros salir camino hacia el altar.

Un par de meses y… enviar las invitaciones, comprar los anillos y las arras, pruebas de maquillaje, peluquería y vestido, vuestras despedidas de solteros, revisar la documentación que necesitáis, hablar con vuestros padrinos de boda y testigos, ultimar los trámites y celebrar una fiesta de pedida de mano por todo lo alto.

Tan sólo a un mes del día escogido tenéis que permitiros un pequeño descanso en un salón de SPA para eliminar todas las tensiones acumuladas durante los últimos meses. Una vez recuperados del estrés pensad en todo lo que necesitaréis para vuestra luna de miel.

Siete días para confirmar la asistencia de todos los invitados y comunicarlo al restaurante. Una tarea muy complicada, pero que es imprescindible, es la distribución de los invitados en las mesas. Hacerlo con mucha paciencia y sin perder los nervios.
Recoged los trajes y una visita al salón de estética para limpieza de cutis, manicura, depilación, etc.

Último día de solteros para daros un buen masaje y descansar.

Ha llegado el gran día de la boda: madrugón para ir a la peluquería, vestirse, atender a los invitados y disfrutar al máximo sin preocupaciones. Debe ser un día inolvidable pero por todo lo positivo que te debe aportar así que no estés nerviosa y vívelo con intensidad ¡Felicidades!

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *