Cómo no agobiarse si llueve el día de la boda

Para muchas novias, uno de los mayores dramas que podría haber el día de su boda sería que la lluvia arruinara el evento. Normalmente, los días de lluvia traen un aspecto gris al cielo, que hace que no sea tan bonito a priori estar celebrando algo. Además, podrían bajar las temperaturas, tener una sensación desagradable con el viento… Sin embargo, si hay algo que no podemos controlar sobre todo si estamos un año planeando la boda, es que ese día termine lloviendo. Si vas a casarte en otoño o invierno te arriesgas más, pero esto también podría suceder en primavera o incluso en verano, con una tormenta estival que haga que la lluvia sea la protagonista. Para que esto no sea un problema para ti, te damos las claves para afrontarlo.

  • Novia mojada, novia afortunada. Sí, seguro que en el momento del chaparrón no te hace tanta gracia este mantra, pero piénsalo desde un prisma divertido, ¡puede ser verdad! El cielo te bendice con agua y tu matrimonio será largo, duradero, sano y feliz. Intenta disfrutar del día a pesar del tiempo.
  • Previsión. Para prepararte psicológicamente por si llueve y no perder los nervios, debes ser previsora junto a tu pareja para elegir previamente la fecha, y después para controlar el tiempo. Si la semana antes está lloviendo sin parar, es el momento de empezar a asumirlo y tratar de preparar a los invitados para que vayan con el calzado adecuado, y al lugar del enlace para que acondicionen el sitio por la lluvia.
  • Una boda diferente. Como ya hemos dicho en puntos anteriores, el tiempo es lo único que no puedes controlar al 100% en una boda. Por eso, si ya tienes asumido que va a llover, tómatelo como que será una boda diferente, pasada por agua pero igualmente feliz.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. eNTRE MIS REPORTAJES DE BODA, EL DE MI HERMANO. lLOVIÓ lo que quiso y más pero las fotos enel parque con un paraguas familiar negro y la novia de blanco… Son de las que guardo con cariño… Animo, siempre que llovió escampó…..
    Mario

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *