Excusas para salvarte de ir a una boda

Sí, ha vuelto a pasar. ¡Te han invitado de nuevo a una boda! Aunque te sorprenda, la gente sigue teniendo unas ganas tremendas de casarse, ¡y todos al mismo tiempo! Si ya has tenido varias bodas últimamente estarás de acuerdo que cada vez que alguien dice sí quiero tu economía se ve resentida y que esto es algo que hay que frenar. Vestido, tal vez peluquería, el desplazamiento hasta el lugar de la boda, y por supuesto el regalo de los novios. ¡Un dineral! Si quieres sobrevivir al mes que viene, di NO a esa boda que va a arruinarte. ¿No sabes cómo hacerlo? Aquí tienes unas buenas excusas.

  • Trabajo. Hoy en día, las frases ‘no tengo tiempo’, o ‘no me da la vida’ parecen sinónimos de estatus social, o al menos laboral. Aunque es evidente que el día de esa boda no vas a trabajar, pon de excusa esa campaña importantísima que deberás entregar dos días después, el estrés que te causa el trabajo en general o un viaje laboral al que no puedes decir que no. Nadie te pedirá explicaciones.

  • Viaje. ¡Justo, tienes vacaciones para esa fecha en la otra punta del país, o incluso completamente fuera! Aunque puede que tengas que planificar un viaje de verdad que sea un escudo creíble, es cierto que es una de las excusas que peor les sienta a los novios. Recuerda que eres dueña de tu economía y te gastas el dinero en lo que tú quieras.
  • Salud. No se trata de poner una excusa muy terrible o una mentira que sea prácticamente imposible de mantener, pero si puedes exagerar algún problemilla sin importancia, esto puede servirte de escudo. Simplemente achaca tu excusa a aquél problema que tuviste en la rodilla y te impide conducir hasta allí.
  • Dinero. Si quieres ser completamente sincera, di a tus amigos casaderos la verdad: tus precarios ahorros quieres que sigan formando parte de tu cuenta corriente o que descansen en la siguiente capital europea que esperas conocer pronto, no en su exótica luna de miel.

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *