Destinos de luna de miel rurales

A la hora de organizar una boda, es necesario pararse a pensar sobre muchos detalles que tendrán que ver con la ceremonia en cuestión: el tipo de enlace que queremos, los invitados a los que les daremos la invitación, el lugar en el que nos daremos el sí quiero, y cuál será la temática o el estilismo.

Todo esto conlleva en ocasiones, situaciones de estrés positivo, que se dispersan junto a los nervios una vez que termina la boda. Aunque es cierto que es un momento único que se vive de forma especial una vez en la vida, muchas veces cuando por fin ha pasado todo y todo está absolutamente perfecto y los nervios han terminado. Es entonces cuando llega el momento de disfrutar y de relajarse, y solo hay un aspecto en mente: la luna de miel. Si estás deseando que lleguen esos días de relax únicos para disfrutar en exclusiva de tu pareja, pero no quieres el típico viaje con el que sueñan todos los novios, te damos una alternativa que te encantará: un destino rural de luna de miel.

¿Qué tiene esto de especial? Estarás, posiblemente, en un enclave en plena naturaleza que no tiene nada que envidiarle a una playa paradisíaca, no tendrás vecinos molestos que interrumpan tus días de amor y paz, y podrás disfrutar de las bondades que ofrece el campo como tal. Además, las casas rurales en un momento así son de lo más acogedoras, y si incluyen spa dentro del propio enclave, muchísimo mejor. Estar en contacto con los árboles, la tierra o los lagos de la zona harán que te sientas más en la naturaleza que nunca, y podréis disfrutar de actividades de aventura que en otro momento no serían posibles. Si estás pensando en evitar los destinos habituales, ¿por qué no celebrar tu honey moon al estilo rural?

 Imagen: Escapadas Fin de Semana

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *