Cómo conservar tu ramo de novia

En el mundo de las bodas, existen muchos accesorios o pequeños complementos a tener en cuenta en cuestiones del look de la novia. Algo nuevo, algo prestado, algo viejo, algo azul… y el ramo de la novia. Aunque la gran mayoría de las novias entregan sus flores a alguien especial, o lo lanzan como se hacía a la antigua usanza, o lo reservan para llevarlo a un ser querido que ya no está, también hay otro tipo de novias que deciden quedárselo para tener un bonito recuerdo de este día tan especial. Si es tu caso y quieres saber cómo conservarlo para verlo cada día en tu casa, sigue leyendo para descubrir cómo hacerlo.

  • Sécalo para conservarlo en un jarrón. Si lo que te apetece es conservar tal cual el ramo que elegiste para dar el sí quiero, lo primero que debes hacer cuando regreses a tu hogar tras la boda y justo antes de la luna de miel, es secarlo. Lo más sencillo con productos que tengamos en casa es hacerlo con laca del pelo. Esparce mucha laca por cada una de las flores y las hojas y cuélgalo con pinzas donde suelas poner la ropa de la lavadora. Se secará enseguida.
  • Llévalo a un profesional para enmarcarlo. Si tu intención es ponerlo en un bonito marco en tu casa, es mejor que acudas a un profesional que te ayude a mantener intactas las flores y pueda ponerlas en un lienzo para que se vean frescas y bonitas a pesar del tiempo.
  • Combínalo con otro tipo de flores que no sean naturales. Si lo que no quieres es que parezca naturaleza estática, puedes comprar flores que no sean naturales para combinarlas con el propio ramo, una vez seco, y ponerlo todo en un jarrón. Conservarás de este modo ciertas flores u hojas que no estén demasiado marchitas, con flores que jamás se estropearán.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *