Cómo compartir con tu madre los preparativos de la boda

Compartir con una madre cualquier cosa en la vida es un gran regalo. Si tienes una relación fluida y sólida con tu madre seguro que estás deseando que forme parte de tu vida a todos los niveles. Por eso, si vas a casarte, celebrar los preparativos y compartir con ella la organización de un día tan feliz es una de las mejores ideas. Si no sabes cómo repartir tu tiempo con la mujer que te dio la vida para que también sea protagonista activa de la boda, sigue leyendo.

  • Elección general. Habrá muchas cosas en las que dudes, tanto tú como tu pareja, para escoger asuntos en torno a la decoración, el lugar de la boda, el catering… Por eso, compartir con tu madre estas dudas es una buena manera de conseguir ayuda, de tener otro punto de vista, y de que ella también forme parte de la boda con su sabiduría.
  • Vestido de novia. Uno de los momentos más especiales en una boda es el día que se escoge y se compra el vestido de novia. Casi todas las novias acuden con sus madres y por algo será. No sólo el momento será emocionante, sino que tu madre te dirá la verdad porque quiere que vayas guapa ese día, no te dejará hacer el ridículo. Además, ir juntas será un momento único que siempre recordaréis.
  • Personalización. Involucra a tu madre en la personalización de los detalles de la boda. Tal vez el sistema floral, las invitaciones, los recuerdos de los invitados… Seguro que ella tiene una visión diferente, te conoce mejor que nadie y sabrá cómo afrontar la personalización de cada rincón del sitio en cuestión.
  • Comida. Y hablando de sinceridad, nadie mejor que una madre para decirte si el catering es un acierto o un tremendo error. Está claro que la última palabra la tienen los novios, pero nadie mejor que ella para asesorarte.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *