Cómo gestionar los nervios las horas previas a la boda

 

Ha llegado el momento. Todo debe estar a punto. Vestido, maquillaje, padrinos, invitados, lugar del convite…

Son tantos los detalles a tener en cuenta en el momento antes de pronunciar el ansiado sí quiero, que los nervios podrían apoderarse de la situación, y sinceramente, la podrían estropear de arriba a abajo. Si no quieres recordar el día de tu boda como ese instante en el que lo echaste todo a perder por un ataque de nervios al querer controlarlo todo, sigue nuestros consejos y no sufras.

 

 

  • Todo está hecho. Métete esas tres palabras en la cabeza las horas previas a la boda. Sean verdad o mentira, poco más podrás hacer mientras te están peinando o maquillando. No te pierdas ese momento beauty que es especial y además relajante, y que te dejarán como una estrella de cine. Si te estás preocupando de los detalles que faltan para las horas siguientes, estarás perdiéndote los que estás viviendo en el momento presente.
  • ¿Qué es lo más importante?. Pregúntate esto cada vez que veas que tus niveles de nerviosismo aumentan por algo que desde luego no puedes controlar más allá. Lo más importante es que salga como salga el eventazo del año, vas a unirte en matrimonio con tu persona favorita y eso es, desde luego, algo de agradecer. Debes vivirlo con intensidad, no con nervios.
  • Los nervios causan enfado. Puede que los nervios te jueguen una mala pasada y estés temblando, pero también sabes que los nervios pueden hacer que te cambie el humor y de repente pases a estar muy enfadada. No podemos controlarlo todo, pero sí deberíamos poder mantener a raya nuestras emociones, y no hacer o al menos no permitir que uno de los días más bonitos de nuestra vida queden empañados por una novia enfadada.

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *