Bodas para presupuestos limitados: más barata puede ser igual o más romántica

El día de su enlace, es tradición que los novios tiren la casa por la ventana. Hollywood está imponiendo su estética, y películas como “El padre de la novia” o “Cuatro bodas y un funeral” marcan la pauta pero… ¿Es necesario gastar tanto en una fiesta? Y lo más importante: se puede ahorrar sin perder un ápice de romanticismo?
Los tiempos cambian y ahora una boda ya no tiene por qué ser fastuosa, sino que puede resuiltar entrañable y divertida, y sobre todo barata. Por un lado, hay quien decide -los menos, la verdad- que una boda sólo es cosa de dos y opta por "la economía de guerra". Porque con apuros, y renunciando a una buena parte del rígido protocolo, no hacen falta más de 3.000 euros. ¿Queréis comprobarlo? Pues seguid leyendo nuestros consejos e ideas…

Para todos aquellos que saben que ahorrar es una virtud, describiremos aquí algunos pequeños trucos que os ayudarán a aligerar la factura de la boda.

Valorar las ventajas fiscales

Casarse en la primera mitad de año tiene ventajas fiscales. Para que podáis acogeros a los mayores beneficios fiscales en la declaración de la renta, el periodo que va desde junio hasta septiembre resulta muy favorable, y conviene que no retraséis la boda para octubre porque, como antes apuntábamos, fiscalmente no será recompensado. La razón es que el matrimonio interrumpe el ejercicio fiscal de los dos cotizantes. Con el fin de generar más ahorro, lo más indicado es realizar una declaración individual hasta la fecha del matrimonio y conjunta hasta el final de ejercicio. De este modo, se consigue que el tipo de gravamen sea más bajo. Para más información, visitad una oficina de Hacienda, donde os podrán calcular qué y cuándo os saldría más a cuenta.

Casarse fuera de temporada

Si la fiscalidad os trae sin cuidado y queréis casaros en otras fechas del calendario que no sean los concurridos meses de primavera-verano, tened en cuenta que para el resto del año la demanda es menor, hay más posibilidades de elegir iglesia y salón y se necesita menos tiempo para preparar el acontecimiento. Los viajes de novios fuera de temporada también son más económicos.

Organizar un cóctel en lugar de banquete

Si vuestro presupuesto es limitado, otra fórmula que está en boga en los últimos años es el cóctel. Con poco dinero –unos 12 euros por persona, podéis quedar bien con los invitados, aunque hay menús de cócteles tan costoso como los de banquete.

Aprovechar una finca al aire libre

Si algún familiar o amigo dispone de un espacio en el campo, junto a una playa o un jardín amplio, una excelente idea será organizar ahí la recepción. Pero contad que este ahorro supondrá que rendréis que encargar todo lo necesario, ya sea de alquiler o servicios, y requerirá más esfuerzo.

Arreglos florales más económicos

Compartir los adornos florales de la iglesia con otras parejas que se casen el mismo día. Podéis consultarlo con el párroco, que os podrá facilitar los teléfonos de las otras parejas, y así llegar a un acuerdo.

Alquilar el traje de novio o de novia.

Tranquilos, nadie lo advertirá. Existen modelos de grandes firmas que, después de que se exhiban en la pasarela, pasan a alquiler y tienen un aspecto impecable. Otra idea, usar el traje de la madre, es más que difícil, porque las tallas y la moda no suelen coincidir, y además las telas amarillean, pero con la ayuda de una buena modista se pueden hacer milagros.

Pedir prestado el coche de novios

Siempre hay algún familiar que tiene un buen coche y ese día está dispuesto a hacer una excepción. Fotos y video “amistosos” Una buena alternativa para ahorrar es que dicha labor la solicitéis a un familiar o amigo para evitar gastos extra, aunque deberéis contar con que redunde en la calidad. Si estáis dispuestos a hacerlo así, tened en cuenta que deberéis decidir con él la cantidad de fotos que os tomará, y si necesitarás ampliaciones, así como buscar un lugar de revelado también económico.

Estudiar las ofertas de los salones y hoteles y comentar con ellos lo que (sinceramente) querñéis y podéis pagar

Algunos de estos salones ya se saben lo de la "oferta y la demanda" al dedillo y obsequian complementos para la novia, la noche de bodas o el viaje, arreglos florales, decoración de las mesas, maletas, cena de bienvenida… No desaprovechéis la ocasión de regatear o sacar algún beneficio extra: al fin y al cabo un día es un día y a nadie le amarga un dulce, no?

Y si quieres saber más… ¡sigue leyendo los demás artículos que te hemos preparado!

Quiero organizar mi boda: ¿por dónde empiezo para no volverme loca?
Preparativos para una boda de ensueño: todo, todo, todo lo que tienes que saber desde el primer momento… Trabajo 8 horas al día y me caso en unos meses… ¿cómo me organizo?

Autor: Roser Amills

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *