Cómo maquillarse para tratar las imperfecciones ¡Trucos según tu piel!

El paso del tiempo es algo irremediable en la apariencia de nuestro rostro. Sin embargo, con los cuidados esenciales y los mejores tratamientos faciales podemos conseguir retrasar la aparición de las primeras líneas de expresión. Anticípate y empieza por prever las imperfecciones en tu rostro. A continuación de desvelamos unos sencillos trucos a seguir según tu tipo de piel.

Piel seca

Tener una piel seca es el primer paso para que los años se noten más en nuestro rostro. Al ser más áspera y estar deshidratada, la piel es incapaz de retener el agua en su interior. Para frenarlo, utiliza una crema nutritiva con la que le aportes las carencias de las que sufre. Presta especial atención a la zona de las ojeras y los alrededores de los labios, ya que estas partes de rostro son las que más sufren la sequedad. Para remediarlo, alíate con el contorno de ojos: aplícalo también para borrar las pequeñas arrugas del llamado “código de barras”.

Otro de tus elementos aliados es el aceite de argán, manteca de karité o glicerina: son los más eficaces para contrarrestar la sequedad y dar a tu rostro la suavidad y la hidratación que necesita.

cliniquePiel grasa

Tener la piel grasa te ayuda a retrasar la aparición de arrugas, ya que resulta un tipo de piel más gruesa y resistente. Sin embargo, en la piel grasa los poros aparecen más dilatados, y por tanto, se hacen más visibles. Para disimularlos, es importante que emplees cosméticos que no resequen tu rostro y texturas en polvo, para mantener a raya los brillos. Elígelos también con activos que renueven la piel constantemente, como el retinol.

Intenta disminuir el tamaño de los poros con una limpieza facial todos los días. Te ayudará también a reducir la aparición de granitos o pequeñas imperfecciones, como los temidos puntos negros. Para ayudar a regular la producción de sebo, tendente en este tipo de piel, prueba con ingredientes en tus cremas a base de arcilla o aceite de árbol de té.

Piel sensible

Si tu piel es más bien clara, eres más tendente a la aparición de pequeñas rojeces o venas varicosas. A la hora de maquillarte, elige cosméticos hipoalérgicos, ya que no contienen en su composición ninguna sustancia química e irritante. La rosa mosqueta, el agua termal o la caléndula son los aliados en los que puedes confiar.

Hay algunos agentes que favorecen la dilatación de los vasos sanguíneos, como el estrés, el alcohol o los ambientes con altas temperaturas. ¡Evítalos!

Imagen: Biotherm.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *