Trucos de Belleza: Aceite de Almendras para una piel de 10

Trucos de Belleza: Con Aceite de Almendras, ¡una piel de 10!

Las almendras son conocidas por tener buenas propiedades para la salud al ser ricas en proteínas, minerales y vitaminas A, B y E, pero también son buenas para la belleza y, sobre todo, para la .

Del aceite de almendras cabe destacar que es una excelente hidratante para la piel que se puede aplicar después de la ducha con la piel húmeda y secando después con una toalla suave para aprovechar todas sus propiedades, aparte de nutrir y ayudar a combatir las inflamaciones cutáneas y a calmar las irritaciones.

Unas propiedades por las que el aceite de almendras no puede faltar entre los productos de belleza de toda mujer bien a través de lociones específicas de aceite de almendras o mediante la utilización de otras cremas que la contengan, pudiendo ser utilizado o mezclado además con otros aceites que tienen importantes propiedades para la piel igualmente como el aceite de rosa mosqueta. Una unión con la que se consigue mejorar la elasticidad y nutrición de la piel.

Pero además el aceite de almendras puede ser utilizado para otros fines, aparte de para suavizar e hidratar la piel y utilizarse sobre pieles secas. Por ejemplo, es muy útil como emoliente o bien para prevenir las arrugas. También es de utilidad sobre las pieles estriadas, ya que ayuda a que se hagan menos visibles las estrías e, incluso, contribuye a que no aparezcan.

El aceite de almendra ofrece muchas más posibilidades como su uso en aromaterapia para diluir esencias o aceites esenciales o para realizar masajes, sobre todo, en el caso de tener que aplicar baños de hidratación o de nutrición, siendo muy utilizado en cualquier masaje por su suavidad.

Además de la piel, el aceite de almendras tiene magníficas propiedades para el cabello maltratado o castigado, ya que con su uso se recupera el brillo y la suavidad. Para ello, es conveniente aplicar dos cucharadas distribuidas por el cabello antes de lavarlo y dejarlo una hora envuelto en una toalla para que se nutra bien, pasando posteriormente a lavarlo con un champú neutro.

Y aún hay más porque al aceite de almendra se le atribuyen otras propiedades para la salud que, sobre todo, están relacionadas con el aparato digestivo, aparte de presentar algunas propiedades laxantes. Una utilización que debe evitarse sin control médico.

Más sobre: consejos de belleza | piel |