Tres tratamientos caseros contra las marcas del acné

Un gran porcentaje de las personas sufren o han sufrido en su juventud de acné que, en mayor o menor grado, puede haber dejado marcas o secuelas en la piel, sobre todo, en la del rostro.

Si bien en la actualidad existen productos destinados a tratar estas marcas en el cutis, te contamos a continuación algunos tratamientos naturales que puedes hacer por ti mismo, en tu casa y sin un costo elevado. Toma nota y pon en práctica.

#1 Tratamiento de limón y vitamina E

La vitamina C presente en el limón es esencial para la reconstrucción del colágeno de la piel, además de ser blanqueadora y antioxidante. La vitamina E, por su parte, también es antioxidante y de gran valor para la salud y apariencia de la piel.

¿Qué necesitas? el zumo de un limón y una cápsula de vitamina E. La preparación es muy sencilla, solo deberás exprimir el limón para obtener su zumo y mezclarlo con el contenido de la cápsula de vitamina E. Limpia las zonas a tratar y aplica el producto con un ligero masaje. Deja actuar media hora y retira con un paño húmero. El consejo es repetir cada noche, a diario, por el tiempo que consideres necesario.

acne

#2 Tratamiento de patata cruda

La patata o la papa es también muy efectiva para combatir las marcas de deja el acné: las enzimas presentes en su zumo reducen la inflamación y las imperfecciones en la piel, al tiempo que ayudan a reemplazar el tejido muerto. Ingredientes: una patata cruda. Paso a paso: lava y pela la patata y lleva en trozos a la licuadora, procesa bien hasta obtener un zumo y lleva al refriegerador.

¿Cómo usar? Una vez bien frío, aplica sobre el cutis con ayuda de un trozo de algodón o un pincel. Deja actuar hasta que se seque y enjuega bien. Realiza el tratamiento dos veces al día.

#3 Tratamiento de aloe vera

El gel del aloe vera es excelente para la piel, ya que cicatriza y ayuda a regenerar tejido. Además, sus propiedades hidratantes aportan un plus de hidratación que será de gran beneficio. Ingredientes: dos cucharadas de gel de aloe vera y una cucharada de aceite de coco.

Paso a paso: extrae el gel del interior de las hojas de la planta y mezcla bien con el aceite de coco. Una vez hayas obtenido una pasta homogénea, extiende sobre el rostro uniformemente, deja actuar por unos veinte minutos y enjuaga luego con abundante agua fría. Repite cada noche o, al menos, tres veces a la semana.

Imágenes: middleparkmedispa.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *