Tratamientos y cuidados para el rejuvenecimiento de manos

Aristóteles, uno de los grandes filósofos de la historia, afirmó que  “las manos son una extensión de la mente, por la cual el hombre puede realizar los actos que la mente intelige, infiere y comprende. La mano es el “instrumento para instrumentos”.

A lo largo de la historia mucho se ha escrito sobre su morfología, sobre su importancia en la aparición de los primeros signos de enfermedades sistémicas, sobre su uso en la visión del futuro, es más, hasta se le ha atribuido su propio lenguaje.

Los expertos en antropología, revelan como determinados rasgos de la personalidad pueden asociarse a una forma determinada de las manos, así, por ejemplo:

Unas manos cuya palma es cuadrada y de dimensiones parecidas a la longitud de las falanges se asocian a un perfil emprendedor y práctica visión de la vida. Por otro lado, una mano cuyo meñique tenga la misma longitud que las dos ultimas falanges del tercer dedo y éste sea del mismo tamaño que el primero se relaciona con personas muy creativas. La sensibilidad  parece relacionarse con manos largas y delgadas mientras que la sinceridad, se asocia a manos con nudillos prominentes.manos-mujer

Curiosidades aparte, todas las civilizaciones se han preocupado  porque la piel de las manos tuviese una aspecto esplendoroso ya que éstas, al igual que el rostro, son partes muy visibles de nuestro cuerpo y su cuidado se hace imprescindible.

Como casi siempre en belleza, los egipcios fueron pioneros en elaborar ungüentos a base de leche de burra, miel, arcilla, etc… Cuidados que también fueron continuados por los romanos .Sin embargo, durante la edad media, debido al desacuerdo de los sacerdotes sobre el uso de mejunjes que hiciesen a la mujer más atractiva, se produjo un estancamiento generalizado del uso de cosméticos.

El renacimiento fue testigo del resurgir de la cosmética y en cuanto a personajes, fue Catalina Galigai, la que a través de la creación de un instituto de belleza contribuyó sobremanera en la difusión de productos como perfumes o cremas específicas para manos elaboradas con miel y limón.

En nuestra era, además de la cosmética convencional, los avances en medicina estética han permitido incorporar grandes mejoras en el cuidado de las manos.

cuidado_manos_3

Los tratamientos:

A partir de los cuarenta años se hace evidente en el dorso de la mano la aparición de los primeros signos de envejecimiento cutáneo. La piel pierde elasticidad, la matriz dérmica empieza a adelgazarse y se notan las primeras arrugas.

Si además, el paciente ha estado expuesto al sol, la aparición de discromías -alteraciones fisiológicas o patológicas del color de la piel- y léntigos -manchas- está más que asegurada. En resumen,  la piel nutrida y elástica de antaño se torna apergaminada y  envejecida haciendo necesaria a su revitalización.El tratamiento de estos signos, puede hacerse, principalmente, de tres maneras diferentes, en función de lo avanzado o no de los mismos.

 

Si el signo principal es la desvitalización y deshidratación de la piel:

Los tratamientos más adecuados pasan por la infiltración de ácido hialurónico y complejos de revitalización -cocktails de vitaminas-. Su efecto es inmediato y la mejora, sorprendente para los pacientes. En el caso del ácido hialurónico, su infiltración debería repetirse cada seis meses. Por el contrario la bioestimulación con vitaminas se debe hacer de un modo más continuo y espaciada cada tres semanas, solo así, su efectos serán significativos y valorados por el paciente.

cuidado_manos

Por el contrario, si observamos una mano demasiado huesuda recurrimos a principios activos como la hidroxiapatita cálcica o el ácido poliláctico, ya que a través de la infiltración de los mismos conseguiremos mejorar el trofismo de la piel. El efecto de estos tratamientos es inmediato pero no es hasta que no pasan 4-6 semanas cuando empiezan a verse de manera evidente el efecto conseguido. La duración de estos productos oscila entre los nueve y quince meses. Ambos son reabsorbibles y cien por cien biocompatibles.

Finalmente, si el dorso de las manos presenta discromías se hace necesario la aplicación de luz pulsada intensa o peelings medios de ácido tricloroacético, a través de los cuales y gracias a la reepitelización que producen, permitirán una mejora de las mismas y en algunos casos contribuirán a su desaparición completa, sobre todo cuando la pigmentación sea muy superficial. En estos casos, la luz de Wood en el diagnóstico, nos es de gran utilidad.

En ocasiones se hace necesario realizar las tres terapias conjuntamente debido a lo avanzado de los signos de envejecimiento que presenta el paciente.

Luces unas manos y pies saludables y libres de uñas amarillas

Recientemente y apoyando estos estudios, se celebraba en Mónaco el congreso mundial de medicina antiaging en el que se resaltaba la importancia del tratamiento de rejuvenecimiento de manos dentro de los programas de mejora integral diseñados para combatir el envejecimiento  cutáneo.

Lo mejor, son los lunch treatment, es decir, tratamientos que permiten la incorporación a la actividad cotidiana sin periodo alguno de convalecencia. No demorarán más de 45 minutos y las complicaciones no van más allá de la aparición de un eritema de la zona tratada, inflamación transitoria o la aparición de algún hematoma en el caso de que se haya realizado infiltración.

La demanda de estos tratamientos ha crecido espectacularmente en nuestras consultas de un tiempo a esta parte… Y es que la edad no solo se manifiesta en el rostro.

sergio_fernandez_web

Sergio Fernández es médico estético, especialista antiaging y experto en nutrición de http://www.dorsia.es

 

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *