Todo sobre la estética de manos: técnicas y tratamientos

Si preguntamos a la gente en qué se fija cuando conoce a una persona, no resulta infrecuente que, tras el rostro, muchas de las respuestas se centren en las manos. Éstas son una especie de carta de presentación; al igual que la cara no van cubiertas y son un reflejo de nuestra personalidad. Su expresión, cuidado y movimiento delatan nuestra forma de ser. 

En los últimos tiempos proliferan centros de manicura, y los colores con los que pintamos nuestras uñas se han convertido en un símbolo más de moda y tendencia. En el otro lado, son muchas las aficiones y profesiones en las que nuestras manos se ven castigadas por entornos y agentes agresivos. Determinadas substancias irritantes y la climatología, bien sea por frío o calor extremo, las deshidratan y resecan.

Como es lógico, también las manos sufren el paso del tiempo en idéntica medida al rostro, como vengo diciendo, al estar expuestas al aire y en contacto con todo tipo de elementos. Sin embargo, y no deja de resultar curioso, las manos han sido las grandes olvidadas en cuanto a tratamientos y cirugía estética. Y fijaos en lo importante que resultan para nuestra vida.

uñas-mujer3

Como profesional de la estética, y como paso previo a cualquier intervención de carácter estético, os recomiendo que las hidratéis con una buena crema. Manicura básica, cutícula y uña, siempre que tengáis tiempo. El cuidado de las manos requiere de bastante tiempo y mucha paciencia. Por supuesto, si acudís a un centro especializado, todo resulta más fácil. Pero, como digo, con un seguimiento diario de los cuidados básicos, lograremos una buena apariencia.

Más allá, si por nuestra profesión o porque tenemos interés en disimular el paso de la edad en las manos, existen bastantes tratamientos a aplicar en clínica. Sin embargo, os voy a recomendar dos por sus resultados espectaculares.

El primero es el denominado factores de crecimiento plaquetario. Consiste en extraer, como en un análisis, dos o tres tubos de sangre del paciente. Se centrifuga y se utiliza la parte del plasma que contiene a las plaquetas. Posteriormente se infiltra en la dermis de la piel de las manos, mejorando ostensiblemente su brillantez, su tono y su hidratación.

El segundo, del que habréis oído hablar en otras cirugías, son los injertos de grasa autóloga del paciente. Se extrae grasa excedente de otras partes del cuerpo, como glúteos o abdomen, y se injerta en el dorso de las manos. Se rellena así, dotando de volumen la mano y disimulando venas y tendones. Ambos tratamientos se realizan en la clínica, duran unos 30 minutos aproximadamente y permiten al paciente realizar una vida normal.

Moisés Martín Anaya

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

 

 

 

Imágenes: ella.paraguay

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *