¿Te arrepientes de haberte hecho el tattoo?

Si hay algo que podemos considerar que es de lo más personal a la hora de decorarnos la piel, es el hecho de hacernos un tatuaje. Dibujarnos una fecha especial, un nombre, una frase y un dibujo en la piel, es algo único. Llevar siempre a nuestro lado un recuerdo o un símbolo personal que nos haga felices, es algo excepcional. ¿Pero qué pasa cuando luego nos arrepentimos?

Actualmente existe un alto porcentaje de personas que suelen arrepentirse de haberse tatuado, y lamentablemente no es posible eliminarlo sin hacer de nuevo una inversión. Es por ello por lo que tenemos que estar muy seguras de lo que queremos tatuarnos y si de verdaderamente nos apetece, nos interesa o nos compensa hacerlo. Hay que tener presente que como es algo que pervivirá en nuestra piel para siempre, no hay que dejarse llevar por modas pasajeras.

Nuestro consejo es que si nos vamos a tatuar, pensemos en algo sin temporalidad, que tenga significado hoy y dentro de varios años. Una de las cosas más importantes es saber, no sólo el tamaño y la composición del diseño en cuestión, sino también la zona en la que queramos hacer esta creación.

tatuaje-lazo

Una de las desventajas de los tatuajes es verlos a diario. Por mucho que queramos disfrutar de lo que nos acabamos de hacer, si cada mañana lo vemos delante del espejo, o en todo momento -por ejemplo, si llevamos tatuajes en las manos-, esto puede contribuir a que nos cansemos rápido de ello. Por eso, es recomendable que aunque nos parezca una gran idea, pensemos bien la zona a tatuar antes de hacerlo.

Si sois de las que ya nos hemos hecho un tatuaje sin tomar consideraciones previas y os arrepentís después, no os preocupéis porqué el láser es la solución. Actualmente es el método más eficaz que existe y está al orden del día. Las demandas para quitarse un tatuaje con láser prácticamente son más altas que las que hay para tatuarse. Eso si, tendrás que preparar el bolsillo porqué no es económico. Si hablamos de un tatuaje pequeño en color, puede costarte entre cuatro y seis sesiones. Para tatuajes más grandes el proceso puede alargarse hasta el año. ¡Hay que armarse de paciencia!

 

 

 

Imagen: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *