Fumar tabaco: ¿cómo afecta a nuestra belleza?

El tabaco es uno de los enemigos silenciosos más dañinos de la salud, por ello, lo mejor será evitar este mal hábito o bien dejarlo. Pero no solo compromete nuestra salud pulmonar, incrementando el riesgo de sufrir de alteraciones como insuficiencia pulmonar o incluso cáncer, sino que también resta, y mucho, en belleza.

En este artículo de Nosotras.com os invitamos a conocer cuáles son las consecuencias indeseadas sobre la piel, el cabello y los dientes, sobre todo. El humo del cigarro actúa negativamente sobre el cutis y la piel en general, acelerando su envejecimiento, al tiempo que mancha los dientes, pero veamos esto con más detenimiento.

Perjuicios sobre la piel

El cigarrillo afecta la piel: se torna áspera y más seca, y gracias a sus tóxicos y a las sustancias de desecho propias de su consumo se acelera su proceso de envejecimiento, fomentando el surgimiento de arrugas, sobre todo, en la región de alrededor de los labios.

Pero además, las impurezas del humo obstruyen los poros propiciando la aparición de granitos, espinillas y puntos negros, generando un cutis más sucio y sin luminosidad.

cigar

En los dientes

El tabaco y el humo del cigarrillo manchan los dientes: es otra de las regiones que visiblemente se afectan por este mal hábito. No solo oscurece y torna más amarillo el esmalte dental, sino que también menoscaba la salud de las encías y aumenta el riesgo de sufrir de sarro.

Ojos

Las personas fumadoras ya de hace varios años, también suelen sufrir más de insomnio, con todo lo que esto significa y afecta, no solo la piel sino también la belleza.  Entre los perjuicios, se cuentan ojos más hinchados, bolsas por debajo y ojeras, además de una piel más apagada y menos saludable en esta zona también.

Cabello

Así como la piel, el humo del cigarrillo también reseca y estropea el cabello, haciendo que se caiga con más facilidad, tornándolo más quebradizo y sin brillo. Lo mejor para lucir un pelo natural y mejor humectado, es mantenerse siempre alejada del humo del tabaco.

Las manos

Las personas que fuman también se delatan por sus manos: los cigarrillos, al tener alquitrán, además de perjudicar la salud manchan o amarillean los dedos, especialmente las uñas y yemas. Con respecto a las uñas, además de mancharlas, también las debilita, favoreciendo que se rompan.

Imágenes: canadianliving.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *