¿Imperfecciones en tu piel? Repáralas

Más que un simple acto de higiene, la limpieza es la primera oportunidad para empezar a tratar tu piel con delicadeza. Antes de que la situación empeore y tu piel se vuelva más áspera o que las manchas provocadas por granitos o acné se instalen de forma permanente, hay que rescatarla. Un buen protocolo de higiene y precaución es básico: te contamos cuál.

Limpieza muy suave

En el rostro: si tu piel es grasa, utiliza un gel espumoso sin jabón y aclara con abundante agua. Sin embargo, si es sensible y seca, evita la limpieza con agua y aplícate productos que sean respetuosos y que contengan propiedades calmantes. Tu piel no sufrirá.

Las aguas micelares: junto con las leches desmaquillantes y los bifásicos, retiran el maquillaje con total suavidad, y a la vez, dejan una fina película sobre la piel que la mantiene protegida y flexible. Como punto final, aplica el tónico sin alcohol.

En el cuerpo: evita los baños con agua demasiado caliente, ya que perjudican a la piel. Para recuperar el confort, cambia tu gel de baño habitual por uno con propiedades nutritivas y calmantes, un aceite de ducha o un jabón sobregraso, que protegen el manto hidrolipídico cutáneo. Pulveriza agua termal sobre el cuerpo tras secarte y conseguirás neutralizar el efecto resecantes del agua calcárea.

Aceites: la rosa mosqueta, la caléndula, el aceite de oliva, de argán, té verde o áloe vera, son algunos de los mejores principios activos reparadores naturales.

Cuidados extra una vez a la semana: exfoliación renovadora

Cuándo: en la ducha, ya que el agua tibia abre los poros.

Cómo: con una crema con enzimas, microgránulos o con el guante de crin según la zona y el tipo de piel.

Dónde: en todo el cuerpo, insistiendo en las zonas más rugosas: codos, rodillas y talones.

Por qué: cuando la piel está exfoliada, las cremas que se aplican después (la hidratante, el sérum…) se absorben mejor y los activos cumplen con eficacia su función.

Imagen: trendytips.es

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *