Radiofrecuencia: El lifting anticaída con efecto flash

Uno de las herramientas no quirúrgicas más demandadas en la actualidad en las clínicas de cirugía estética es la radiofrecuencia. Esta terapia , basada en la energía electromagnética, resulta indolora, no es invasiva y aporta eficacia en la regeneración de la piel a partir de los 30 o 40 años, según cada paciente.

Una vez más, nos tenemos que remitir al colágeno, la proteína adhesiva que une ligamentos, tendones, tejidos conectivos, huesos y también trabaja manteniendo cohesionadas las estructuras profundas de la piel. De su proporción en nuestro organismo dependerá en gran parte lo que se llama envejecimiento, referido a su manifestación externa: arrugas, caída y flacidez.

Para contrarrestar su pérdida, a causa de la edad, tenemos varias posibilidades: los alimentos ricos en el propio colágeno, por ejemplo la carne y tejidos animales – si queremos evitar la grasa, por ejemplo el pavo y el pollo tienen colágeno – y también los productos que tienen un alto grado de vitamina C.

radiofrecuencia

La vitamina C participa en la síntesis del colágeno, por lo que sin ella no sería posible la producción de esta sustancia de forma orgánica. Los cítricos, algunas verduras como el repollo o las espinacas nos ayudarán en el menú semanal. Otra vía son los famosos nutricosméticos, altas concentraciones de colágeno en píldoras, disponibles en las farmacias. Y, por fin, tenemos los tratamientos de medicina estética, entre ellos la radiofrecuencia.

Qué es la radiofrecuencia

La energía que aportan los rodillos que se aplican sobre la piel, ya sea del rostro, ya sea de otra parte de nuestra anatomía, producen calor en las capas medias de la piel, provocando la contracción de las fibras.

Esta acción tiene dos consecuencias. De un lado, la contracción, como su propio nombre indica, evita la caída, acorta las fibras y evita el desprendimiento y la flacidez. Del otro, el calor  favorece la propia producción del colágeno, debido a la estimulación de los fibroplastos de la dermis.

radiofrecuencia_2

Este trabajo profundo no afecta a la capa superficial en lo que a la manipulación se refiere. Es una técnica indolora; el calor no se perciba en la superficie, puesto que junto a los rodillos que se aplican, la radiofrecuencia lleva incorporado un sistema de ventilación. La sesión suele durar entre 40 y 60 minutos y , dependiendo del estado de la piel de cada paciente, puede necesitar ciertas revisiones periódicas.

La cara es la zona estrella, pero también se aplica en muslos, glúteos y otras zonas que pueden presentar caída por la edad. La radiofrecuencia no requiere ningún cuidado especial posterior ni tratamiento previo. Quizá la cara pueda presentar un ligero enrojecimiento , que apenas dura una hora. En cambio, sí se percibe enseguida el efecto flash del tratamiento.

 8947€ALTA

 

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Imágenes: Pinterest

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *