Radiofrecuencia: cirugía sin bisturí

El tiempo es un rival con el que resulta imposible competir. La flaccidez muscular que se acentúa con los años hace que las mujeres nos sintamos molestas con ciertas partes de nuestro cuerpo. Para presumir hay que sufrir, es cierto, pero hay soluciones que nos permiten huir del bisturí.

El ThermaCool TC System es un nuevo instrumento para combatir el envejecimiento. Se trata de un lifting sin cirugía en el que el bisturí se sustituye por la radiofrecuencia y que acaba de ser aprobado por Food and Drug Administration (FDA).

Al principio, el sistema sólo se utilizaba para el lifting facial, sin embargo, la evolución de la tecnología ha hecho posible tratar con radiofrecuencia otras zonas del cuerpo como brazos, muslos, abdomen, cuello o mamas. En definitiva, cualquier parte del cuerpo que sea más sensible y cuyo tratamiento con otras técnicas es complicado y poco efectivo.

El tratamiento consiste en aplicar la energía de radiofrecuencia de baja intensidad que atraviesa la epidermis de la piel sin dañarla. Se produce un calentamiento uniforme de la dermis y del tejido subcutáneo subyacente (hasta 60ºC), causando la contracción del colágeno y estimulando los fibroblastos para la producción de nuevo colágeno. De esta manera obtenemos un estiramiento de la piel y una disminución de las arrugas.

Durante el proceso, que suele durar entre una y dos horas, se produce una sensación de calor que puede ser más o menos molesta según el paciente. Se suele aplicar anestesia local y los efectos secundarios son mínimos. El paciente puede hacer vida normal de inmediato y los resultados se aprecian rápidamente. De forma gradual se produce una mayor tensión cutánea que alcanza su plenitud en unos dos o seis meses. El efecto puede durar años, dependiendo del paciente.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *