Por qué el colágeno mejora la salud y el aspecto de la piel

El colágeno es una importante proteína producida naturalmente por el organismo. Sin embargo, con el paso de los años el cuerpo disminuye significativamente su producción. El colágeno posee muchas propiedades y aporta una serie de beneficios necesarias para el cuerpo. Aunque muchos lo desconocen, el colágeno es necesario principalmente para mantener una buena salud y estado de los músculos y huesos.

¿Para qué sirve?

Es muy beneficioso para fortalecer los huesos y la densidad ósea. También mejora la salud y fortalece las uñas, el cabello y la piel. Es bueno tomar colágeno ya que puede ayudarte a mejorar la cicatrización, logrando que las heridas sanen rápido y desaparezcan con mayor eficacia.

 

El colágeno ayuda a mejorar la salud y el aspecto de la piel

 

A su vez, frena el envejecimiento de los tejidos y hace que la musculatura se conserve flexible e intacta. Recomendamos que diariamente consumas productos con altos niveles de colágeno como el pescado o la gelatina. Si eres de aquellos que no tienen tiempo suficiente para preparar una buena comida debido al ritmo de vida ajetreado que llevas, sugerimos los complementos comerciales para cubrir la falta de colágeno.

La importancia del colágeno para lucir una buena piel

La vitamina C ejerce un papel fundamental para formar colágeno. Necesitamos ingerir un aporte mínimo de 60 mg al día, aunque lo habitual es tomar más cantidad para asegurar un buen aporte. Como hemos comentado anteriormente, puedes tomarlo con suplementos. Hoy en día hay una gran abanico de opciones. Pero de donde podemos obtener la dosis más adecuada es a través de la alimentación. Algunos alimentos que contienen bastante cantidad son: el pimiento rojo, los cítricos, la papaya, el kiwi, los frutos rojos o el perejil.

 

El kiwi, la papaya y los frutos rojos llevan una gran cantidad de colágeno

 

¿En qué momento hay que consumir colágeno?

Nuestro cuerpo deja de producir naturalmente la misma cantidad de colágeno que en la adolescencia a los veinte años. Es entonces cuando se dice que cada año el organismo reduce la elaboración de esta proteína. Recomendamos aumentar la ingesta a partir de esa edad. Puede ser a través del consumo de alimentos y productos altos en su contenido.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *