Piel del rostro: ¿Qué soluciones nos ofrece la medicina estética?

Existen diferentes tipos y estados de la piel. De un lado, se distingue entre piel seca, grasa, mixta o normal, dependiendo de su grado de hidratación y de la distribución de los lípidos en la epidermis. Por el otro, el estado se refiere a cómo factores externos como el tabaco, la humedad ambiental, la polución o los rayos del sol  pueden afectarla , restándole luminosidad, brillo y suavidad. Aunque el estado puede llegar a influir de tal forma que una piel puede modificarse de forma permanente, como es el caso de las personas que viven en climas secos y contaminados, lo cierto es que cada individuo tiene sus propias características en lo que a la epidermis se refiere.

En las farmacias y droguerías podemos encontrar hoy en día productos especializados de diferentes precios, composiciones y con muy diversos resultados. El equilibrio se basa en los niveles de agua y de grasa que contenga cada crema, aunque luego, el fabricante se ayude de otros elementos de la medicina estética.  El ácido hialurónico, el silicio y otros elementos que participan en la síntesis del colágeno y por lo tanto, en la ralentización del envejecimiento, se han añadido a los productos de empleo diario con efectos muy positivos. Además, la piel también varía por su volumen.

rostro

Puede ser fina o gruesa, pero, sin remedio, va perdiendo cuerpo con el paso del tiempo. Junto a los productos de aplicación tópica, la medicina estética ha desarrollado una serie de técnicas que continúan en evolución permanente, bien por sus compuestos o bien por su método de aplicación. La mesoterapia, inyecciones para agilizar el mismo efecto revitalizador que persiguen las cremas, consigue aumentar la producción del colágeno y la elastina. Su aplicación sencilla, en clínica, se diversifica en cuanto a los acompañantes del ácido hialurónico, que pueden ser desde oligoelementos, hasta vitaminas, pasando por silicio y productos homeopáticos.

El ácido hialurónico puede ser reticulado o no reticulado, según busque o no el volumen. El no reticulado persigue el efecto antioxidante, tratando de hidratar las pieles finas. Ambos tratamientos se pueden combinar.  La mesoterapia también puede ser sin agujas y se denomina electroporación. Como su propio nombre viene a indicar se trata de una técnica de por corrientes de baja intensidad , que dilatan los poros, dejando pasar la aplicación hasta la zona intermedia de la dermis. Con la radiofrecuencia, por otro lado, se trabaja a temperaturas más elevadas, lo que favorece la contracción del colágeno.

Este método opera en la zona subcutánea y llega a afectar al tejido graso, por lo que se emplea también como herramienta para el drenaje linfático. El láser, por último, es muy discreto en cuanto a publicidad pero ofrece buenos resultados, porque, además, elimina pequeñas manchas e imperfecciones de la piel.

8947€ALTA

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.  

Imágenes: Pinterest

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *