Liposucción de alta definición: Elimina la grasa y esculpe el cuerpo

La liposucción de alta definición, para decirlo de una forma sencilla, es una técnica de remodelación corporal que permite no solo eliminar el exceso de grasa en el abdomen, sino también definir las abdominales. Primero hay que dibujar, y luego esculpir. El procedimiento es minucioso: primero se procede a un marcaje de las zonas en las que hay que eliminar la grasa, – tal como se realiza en la intervención tradicional – y luego se hace lo propio con las áreas a definir.

Lipovaser hight Definition no es una técnica estrictamente nueva, puesto que en Estados Unidos y Latinoamericana ya se viene realizando  con gran éxito, pero si es reciente en España. Han sido precisamente profesionales del Norte de América quienes nos han formado en su abordaje. Los resultados que se están obteniendo los primeros pacientes operados en nuestro país son sorprendentes y prometen seguir ofreciendo satisfacciones no sólo a ellos, a quienes la demandan, sino también a los profesionales que la realizamos.

LHD basa su eficacia en el empleo de ultrasonidos de última generación, que a diferencia de los procedimientos tradicionales, actúan exclusivamente sobre el tejido graso, sin afectar al vascular ni al conectivo. Esta acción selectiva consigue licuar la grasa y, si se precisa, aprovecharla para otro procedimiento dentro de la misma cirugía.

Las características más sobresalientes de esta técnica son el abordaje eficaz tanto en zonas grandes, como abdomen o espalda, como pequeñas, como papada, hombros y tobillos, y la aproximación a la alta definición corporal gracias a su capacidad extrema de marcaje de las áreas trabajadas.

Por este motivo, LHD no se recomienda para personas con sobrepeso excesivo, sino para quienes se encuentren en buena condición física y deseen eliminar depósitos rebeldes de grasa. Un claro ejemplo de paciente potencial serían aquellos que tras días, meses e incluso años en el gimnasio trabajando la musculatura no consiguen el efecto deseado.

Esta cirugía, que se realiza bajo anestesia general, destaca por la rápida recuperación de los pacientes, mayor retracción de la piel de las áreas intervenidas y mejor resultado general.

Los resultados de marcaje de la musculatura comienzan a verse a los pocos días. A las dos semanas ya se puede “presumir” de tono muscular. Eso sí, conviene recordar que no es un cheque en blanco para estar de cuerpo 10 todo el año. Hay que mantener ese resultado del bisturí, con lo cual podemos decir que es un bueno de partida, una gran motivación para comenzar una vida de salud, belleza y bienestar.

 

Jordi Mir es cirujano estético en Clínicas Dorsia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *