Limpieza facial ¡Presume de rostro natural!

Maquillarse antes de salir de casa ¡no es indispensable para estar guapa! Ahí van unos consejos para estar fantásticas esos días que decidimos no maquillarnos.

Con maquillaje o sin maquillaje, el cuidado de nuestra piel es algo que nunca podemos descuidar, especialmente la del rostro. En este sentido, para tener una cara preciosa, lo primero y fundamental es la higiene y el cuidado de la piel. Debemos lavarnos la cara como mínimo dos veces al día: al levantarnos y antes de acostarnos. Y si nos maquillamos, más todavía: aunque nos dé pereza, desmaquillarnos es uno de esos pasos indisculpables que debemos hacer antes de ir a dormir.

Para lavarnos la cara, el agua, cuanto más fría mejor pero… ¡ojo! los jabones estándares que usamos para lavarnos las manos o el cuerpo pueden no ser del todo adecuados. Los dermatólogos y expertos en salud facial no recomiendan el uso de jabón para el cutis debido a sus propiedades, adecuadas para el cuerpo pero demasiado agresivas para el rostro. Así pues, debemos substituir el jabón por geles y limpiadores faciales pensados especialmente para la delicada piel de la cara. Cada tipo de piel exige un cuidado distinto. Ya os hemos contado otras veces como identificar vuestra piel dentro de los cinco tipos.

Los productos indispensables para una piel normal, serán un buen limpiador facial y una crema hidratante que sea ligera. Es importante que sólo uses la crema una vez al día. Un buen momento es la mañana, tras lavarte la cara con el limpiador. También asegúrate que la crema no sea grasa, de lo contrario pueden aparecer brillos indeseados en tu rostro. Un buen complemento a este cuidado diario puede ser el uso de un gel exfoliante una vez a la semana.

Para las pieles grasas, es muy importante que se elija un buen limpiador facial especial para pieles grasas y con tendencia al acné. Desde Nosotras te recomendamos, de la casa Lutsine, el Gel Limipador Purificante de su línea Bactopur. Mejor si es en versión mousse, es mucho más cómodo y dura más. Si tienes la piel grasa recuerda que no debes nunca usar para la cara jabón convencional, por mucho que se diga que el jabón reseca la piel. Lo que hará es eliminar la capa protectora que genera tu propia piel y empeorar su equilibrio natural.

Además puede ser recomendable que exfolies tu piel más de una vez por semana, y cuando tengas tiempo, te apliques una buena mascarilla, por ejemplo, de arcilla, que ayuda a absorber el exceso de grasa además de eliminar las células muertas de la piel. Pero tranquila, tener la piel grasa también tiene sus ventajas. El hecho de producir más sebo hace que vuestro manto hidrolipídico sea más resistente a la deshidratación. No necesitarás crema hidratante sino te expones a situaciones extremas. En esos casos, sin embargo siempre que sea oil free, libre de aceites.

Para las pieles secas todavía está más prohibido el jabón, como para las sensibles. Su ph es demasiado ácido para vuestro tipo de piel. Debéis tener cuidado con las substancias irritantes como el alcohol, revisad que los productos que uséis no lo contengan. También deberéis evitar el exceso de grasa en productos como leches limpiadoras o cremas hidratantes. Y por descontado, proteged vuestra piel del sol con más ahínco que el resto de pieles.

Existen geles limpiadores específicos para este tipo de pieles más propensas a la irritación. Os recomendamos, por ejemplo, el Gel Limpiador Emoliente Trixéra, de la casa Avène. Sin embargo, vuestro gran aliado será, una buena crema hidratante para pieles secas que deberéis aplicaros dos veces al día.

Las pieles mixtas son complicadas, requieren encontrar un punto medio. Nosotras te recomendamos que uses productos específicamente diseñados para pieles mixtas y que a la vez vayas buscando tu propia fórmula. Puedes, por ejemplo, lavarte la cara con un gel limpiador para pieles grasas y con tendencia acnéica y combinarlo con el uso de una hidratante ligera si sientes que tu piel está tirante en la zona de los pómulos, mejillas y cuello. Lo mejor es que combines ambos productos, siempre intentando no abusar de la crema hidratante, asegurándote que sea ligera o incluso oil free, y evites ponértela en la zona T u otras zonas en que aprecies brillos y tendencia grasa.

Dicho todo esto, solo nos queda añadir que por mucho cuidado que tengamos de nuestra piel, ¡nunca tendremos una cara preciosa si nos dejamos la sonrisa en casa! Detrás de una cara bonita, limpia y cuidada, siempre hay una mujer feliz. Así que, sonreir sí es un requisito indispensable. ¡No lo olvides!

Autor: Agnes Santos

Comparte esta noticia en

2 Comentarios

  1. Vaya como se nota que cualquiera puede escribir aquí !! nunca he leído tantas barbaridades juntas !! las otras pieles no las lei porq no son mi caso , pero lo q dices de las pieles grasas !! una verdadera G……… chicas iros a buscar información a otra parte , por favor !!

  2. Muy buen artículo, gracias por nunca dejar a un lado los cuidados para las personas que tenemos la piel mixta y grasosa, tomaré en cuenta algunos de sus consejos. Muchas gracias. 😉 .

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *