Cómo limpiar correctamente las brochas de maquillaje

Cuando hablamos de belleza, siempre nos centramos en el maquillaje, los cosméticos o todo aquello que está presente en nuestro neceser para vernos más guapas y sofisticadas. Sin embargo, es tan importante tener estas cosas como saber mantenerlas, sobre todo para que no afecten a nuestra salud. Al fin y al cabo, todos estos cosméticos los usamos en nuestra piel, que puede envejecer de manera prematura si no somos conscientes de la necesidad de limpiarlos. Nos referimos de manera más concreta a las brochas.

No sólo a las brochas para la cara, seguro que tienes una distinta para aplicar el maquillaje fluido, para el colorete, para el contouring si te gusta esta técnica, para las sombras de ojos y hasta para aplicar el pintalabios. Hay que lavarlas una vez cada dos semanas por lo menos, porque se acumulan gérmenes, polvo y suciedad en general. Y todo eso es negativo para la piel. ¿Cómo llevarlo a cabo de una manera sencilla?

Lo primero que debes hacer es tener a mano jabón natural, el que utilizarías para el cuerpo o para lavarte las manos. Pon un poco de este jabón en una superficie rugosa para que puedas pasar de manera sencilla la brocha una y otra vez. Es conveniente que estés unos minutos haciéndolo para que se eliminen todos los restos del maquillaje, la pintura que pueda estar impregnada en cada uno de los pelos de la brocha, y de paso la suciedad que llevan.

Una vez que hayas hecho esto, es necesario que aclares con abundante agua templada las brochas, para que no quede ni suciedad ni jabón en ellas. Hazlo ayudándote de tus propios dedos para que no quede nada. Una vez que termines, no las seques con la toalla, deja que se retire la humedad con el propio aire para volver a utilizarlas.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *