La celulitis y las estrías, la eterna lucha

Tras mi larga experiencia como profesional de la estética, tengo que anunciaros que a día de hoy NO existe una solución final ni para las estrías ni para la celulitis.

La celulitis se puede tratar e incluso eliminar, pero sin ninguna garantía de que vaya a volver a hacer su odiosa aparición en cualquier momento.

En cuanto a las estrías, el asunto se pone peor, ya que se trata de una cicatriz y mi respuesta al respecto siempre viene siendo la misma: el día que se encuentre un método eficaz para borrar las cicatrices, se acabará para siempre con las estrías.

Así, las cosas, y sin ánimo de desanimar a nadie, lo mejor es ponerse manos a la obra para que la cosa no vaya a más.

Y vamos a comenzar con las estrías, que se producen por el rompimiento de la piel, tras un sobre esfuerzo al estirarse, aclarando que no se trata sólo de un problema femenino , ni siquiera asociado de forma exclusiva a un aumento de la grasa. Muchos hombres tienen estrías y también muchas adolescentes con un peso ideal.

¿Las causas? Van desde la herencia genética, al embarazo, pasando por cambios bruscos y exagerados en la báscula hasta la falta de elasticidad y colágeno en la piel.

Que no os engañen con curas milagrosos: agua y cremas hidratantes específicas para actuar en casa. En la clínica, las máquinas son las mejoras aliadas. Yo recomiendo la presoterapia y el drenaje linfático manual. No son métodos invasivos, se aprecian resultados en solo varias sesiones y no suponen un gran esfuerzo ni físico ni económico.

Estas técnicas, que favorecen el drenaje del sistema linfático, están también recomendadas para la celulitis. Este problema si es exclusivo de la mujer ya que está asociado al aumento de tejido graso como resultado de cambios en los estrógenos, las hormonas femeninas.

Sin entrar en los distintos tipos de celulitis. En este caso si podéis ayudar mucho con una una buena hidratación interna ( simplemente bebiendo mucha agua), con cremas específicas y, sobre todo, con deporte y una alimentación baja en grasas saturadas y azúcares refinados.

Ah! Una última recomendación: no realices dietas extremas. Nada hay más que favorezca a los defectos de la piel que el efecto yo-yo de la masa corporal y muscular.

Por último, lo mejor es una buena dosis de paciencia y otra de realismo. Mucha suerte.

Moisés Martín Anaya

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *