Hilos tensores: combate la flacidez este verano

Con la llegada del verano, el calor deja al aire más partes de nuestro cuerpo, y es cuando nos damos cuenta de algunas imperfecciones que tratamos de disimular, acudiendo a los centros de estética en busca de tratamientos rápidos y efectivos.

En cuanto aparece el primer tímido rayo de sol, existe una reacción inmediata que lleva a pensar en colores, en primavera e inmediatamente como cada año, en la prueba de fuego: el verano.

Lucir buen tipo, pero, a la vez, sano y saludable, es la asignatura que más de uno empieza a cursar en los meses previos a la estación más esperada del año. Pero ¿por dónde empezar? Son cada vez más las personas que observan, en el último momento, que han descuidado su línea. Es habitual que, tras haber realizado una dieta para perder peso, aparezca la ‘temida’ flacidez. Para hacer frente a esta situación, muchos recurren a los ya conocidos como “tratamientos milagro”; pero existe una solución para lucir el mejor de los aspectos en verano pese al ritmo frenético del día a día.

 

 

Una de las propuestas más solventes es un procedimiento mínimamente invasivo para tratar esas pequeñas zonas fláccidas, que tanto molestan, mostrarlas firmes y definidas. Se trata de los Hilos Tensores, un tratamiento en auge, que ayuda a combatir la flacidez y que sirve para poder mejorar aquellas pequeñas zonas que quedan al descubierto con la llegada del verano. Cada vez son más los pacientes que recurren a este tratamiento; indoloro y resultados inmediatos además de ser una técnica que evoluciona a ritmo de vértigo.

Los brazos, muslos, glúteos y abdomen también sufren los efectos provocados por la flacidez. La implantación de hilos de poliodioxanona (PDO) forma una red vectorial que actúa como soporte de los tejidos a nivel subcutáneo, que consigue un efecto lifting inmediato en las zonas tratadas. Gracias a los hilos tensores se consigue aumentar la tersura de la piel combatiendo la flacidez corporal desde dentro, rejuveneciendo así brazos, muslos, glúteos y abdomen.

Lo más significativo es que es un procedimiento sencillo y rápido de aplicar. El organismo, que los detecta como cuerpos extraños crea, de forma natural, un tejido de soporte alrededor de estos debido a la producción de colágeno. Gracias a ello, se conseguirá que la piel luzca tersa y la flacidez quede reducida de inmediato. Además, los hilos son un tratamiento indoloro y poco invasivo, lo que permite una reincorporación a las actividades cotidianas inmediatamente. Sin duda un método ideal para darle la vuelta al reloj.

Para mejorar los resultados es interesante combinar este tratamiento con el HIFU, un nuevo concepto de ultrasonido de alta frecuencia con alta acción sobre el tejido graso que sirve para eliminar adiposidad localizada, tensar la piel y mejorar el aspecto de ‘piel de naranja’.

No debes olvidar que para obtener un buen resultado es importante que acudas a un profesional médico… y sólo nos queda añadir que disfrutes de un verano lleno de vitalidad y sintiéndote radiante.

 

Doctora Mariana Díaz, especialista en Medicina Estética de Centro Clínico Mir Mir , que pertenece a AECEP cirujanos.

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *