El hombre lumbersexual destierra al metrosexual de toda la vida

Hace unos años se distinguía socialmente a los varones según varias clasificaciones sencillas y claramente delimitadas: el partido político al que votaban, el club de fútbol al que entregaban su corazón y, a los más jóvenes, en relación a la tribu urbana con la que se identificaban. Hoy por hoy nada de esto tiene tanta importancia a la hora de definir a un hombre, como su aspecto y su actitud estética ante la vida. Las etiquetas se suceden veloces como las modas y los medios adornan sus titulares con nuevos términos relativos a las tendencias de moda y belleza para ‘ellos’.

De aquel refrán que decía que el hombre ‘cuanto más feo más hermoso’ hemos pasado del ‘metrosexual’ al ‘lumbersexual’. La palabra podría traducirse literalmente por “leñasexual” y viene a postularse como una simbiosis entre el hipster y el llamado oso del universo gay.
lumbersex

El advenimiento de este nuevo ‘macho alfa’ viene siempre precedido por iconos mediáticos. Así como David Beckham o Cristiano Ronaldo fueron los abanderados de la metrosexualidad, parece que en la lumbersexualidad destacan algunos actores de series de moda como los protagonistas de ‘Sons of Anarchy’ , Charlie Hunnam, o el lobo de ‘True Blood’ , Joe Manganiello.

metrosex

Ha llegado un nuevo varón, el campesino de ciudad, guapo y presuntamente desaliñado. Es muy posible que algunas de vosotras estéis emparejadas con un lumbersexual sin saberlo. Otras, adoptaréis la moda porque os encanta y, si él es de los que se deja vestir y aconsejar, empezaréis, de forma intuitiva o premeditada, a comprar tal o cual camisa o a recomendarle este o aquel corte de pelo.

En cuestión de tratamientos o incluso cirugía estética ocurre lo mismo. Sois vosotras quienes les animáis a dar el paso definitivo para corregir un defecto que les acompaña desde niños; por ejemplo las famosas orejas de soplillo, de las que tantas bromas se hacen en la infancia. También, a veces, les exigís a ellos estar guapos en la medida en que la sociedad os lo viene exigiendo a vosotras década tras década.

hombres

En otros casos, ellos han tomado las riendas. Las estructuras sociales se han diversificado y las familias unipersonales son cada vez más numerosas. Los hombres solteros, divorciados o separados se preocupan, y mucho, por su aspecto físico. Invierten tiempo y dinero en estética como terapia para sentirse bien y ¡ojo!,como herramienta para sobrevivir en el mercado laboral.

En determinados sectores, y en profesiones concretas, el aspecto aporta más del 50% en la balanza de un candidato a un puesto de trabajo. Hablamos de actores, comerciales, profesionales del marketing y la comunicación y otros muchos .

Por estos motivos, tres de cada diez pacientes en las clínicas de estética, son hombres. ¿Y qué demandan? Tratamientos capilares, operarse los párpados, las bolsas en los ojos, depilación láser y, algunos casos, reducción de grasa abdominal. Por supuesto, tratamientos antiedad, regeneradores y cualquier novedad en cremas y lociones.

En este caso , bien se podría decir que si es bueno para ellos, es bueno para vosotras.

lumbersexual_2800

 

Moisés Martín AnayaMoisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Imágenes: Mediamass/tumblr/ telegraph/eldragondehipatia/nubedeportiva/thebolditalic

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *