El aumento de mamas, la cirugía plástica más demandada por las españolas

Hoy por hoy ya son 16.000 españolas al año las que demandan un aumento de mamas. Son los datos que los profesionales de la cirugía plástica de hospitales y clínicas hemos aportado a la SECPRE, la sociedad que nos agrupa y representa. La cifra supone el 12 por ciento de las intervenciones de estética realizadas en el país y arroja un dato revelador: la mamoplastia es la reina de los quirófanos, si se me permite decirlo de manera un tanto frívola.

El aumento de pecho ha desbancado, por lo tanto, a la liposucción, que se encontraba en el informe de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Estética y Reparadora publicado en 2010 en el primer lugar del ranking. El dato no me ha extrañado, no sólo por las intervenciones que realizo en mi actividad cotidiana, sino por la demanda de información que cada día recibimos en la clínica, llamadas telefónicas y consultas realizadas a través de nuestra página web.

Cuando un paciente de nuestro sector decide ponerse en manos de un experto, o por lo menos lo considera, se aúnan dos poderosos motivos de los que ya os he hablado en otras ocasiones: la necesidad de dejar atrás un complejo que nos dificulta en nuestro desarrollo personal y social, y por otro lado, el deseo de sentirse bella o , si es posible, tan bella como era antes.

escote-de-mujer

En cualquier de ambos casos, mi deber es recomendaros siempre que maduréis la decisión. Cambiar nuestro aspecto no es una cuestión baladí y es necesario tener un criterio firme, no sujeto a modas, caprichos de celebrities o impulsos emocionales. En la era del coaching, seguro que estáis al tanto de que en infinidad de ocasiones, tras la querencia de un cambio físico se esconde el deseo de modificar nuestra realidad personal. Y con un aumento de pecho o mediante un corte de pelo no se solucionan los problemas.

El siguiente paso, si estáis decididas , es buscar un profesional. Con las llamadas recuperaciones express, que reducen el dolor y el tiempo del postoperatorio, se ha restado cierta gravedad a la realidad que supone entrar en un quirófano. No porque la estética entrañe más riesgos que cualquier otro procedimiento quirúrgico, pero sí entraña riesgos. La anestesia puede ser uno de ellos cuando su aplicación es general.

Pero no es sólo en los cuidados postoperatorios donde las llamadas cirugías low cost resultan deficientes. Cicatrices excesivas o mal ubicadas y malos resultados que saltan a la vista son otros motivos para huir de las llamadas ofertas de Internet.

Muy importante: la colocación de la prótesis debe realizarse tras el músculo pectoral, para no dificultar las exploraciones femeninas de prevención del cáncer, ni la lactancia, ni tampoco provocar molestias durante el embarazo. Quien os diga lo contario sólo busca su comodidad a la hora de intervenir.

Y, por último: desconfiad del doctor que os deje escoged forma y talla para vuestras prótesis. Vosotras no sois las profesionales, recordadlo. Es el médico. Con un cirujano de digestivo no negociáis el procedimiento. Aquí tampoco debéis. Tranquilas, poneos en sus manos y en las de unos criterios básicos y naturales de armonía y estética. Y a disfrutar del resultado.

Imagen: Cosas de belleza

Moisés Martín AnayaMartín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *