Desmaquillar tu piel con toallitas no es tan malo como creías

Todas hemos recurrido más de una vez a las toallitas desmaquillantes como solución cuando la pereza nos ha impedido hacer nuestra rutina para desmaquillar. Y seguro que más veces de las que podemos aceptar. Pero tenemos una buena noticia: las toallitas desmaquillantes no son tan malas como creías (aún que tu intentaras convencerte de lo contrario).

Pero tampoco vayas a tirar todos los productos de limpieza facial, porque desmaquillar el rostro en profundidad es esencial para tener una piel saludable y sin imperfecciones. La clave es usar las toallitas desmaquillantes como un complemento en la rutina de higiene facial y no como único producto. Y es que las toallitas no son el demonio, pueden ser muy útiles para retirar el maquillaje.

Utiliza un producto desmaquillante como jabón facial o leche limpiadora, masajea el rostro y retíralo con agua o, ahora sí, con una toallita desmaquillante. También puedes emplearla para acabar de quitar los restos de un producto difícil como el eyeliner o un pintalabios permanente. Cuando hayas retirado el producto,vuelve a aclarar para que no queden restos y sobretodo para que el maquillaje retirado con la toallita no obstruya ningún poro, lo que podría causar imperfecciones. ¡Y no olvides hidratar la piel!

Aún que el mito de las toallitas para desmaquillar ya ha quedado destapado, debes saber que abusar de este producto tiene un impacto negativo en el planeta ya que no se desintegran con facilidad y tirarlas al inodoro supone contaminación en el mar. Mejor seguir usándolas en emergencias y, si eres incapaz de vivir sin ellas, prueba con las toallitas desmaquillantes reutilizables, se lavan con agua y jabón y cumplen la misma función con la diferencia de que no contaminan el medio ambiente.

Fuente: Elle

Imágenes: Vanguardia, Cosmopolitan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *