Descubre la rutina de ducha de 90 segundos que está arrasando

Te traemos la nueva rutina de ducha que está arrasando en Internet y a la que ya se han sumado algunas famosas como nuestra querida Victoria Beckham. Seguro que estás imaginando extraños rituales de belleza que implican productos de lujo y mucho tiempo de dedicación. Pues si es así, estás muy equivocada, porque esta nueva moda exige únicamente 90 segundos y mucho agua. Sí, lo que lees. Así que no pierdas más el tiempo y, en cuanto acabes de leer el artículo, vete directa a la ducha.

El descubrimiento ha llegado en manos de los expertos de la revista online Career Girl Daily y ya está dando la vuelta al mundo. Se trata de una sencilla técnica que debes llevar a cabo justo después de haber lavado bien tu cuerpo y que consiste en aplicar abundante agua durante 90 segundos. La rutina se divide en tres etapas:

  • 30 segundos de agua fría
  • 30 segundos de agua caliente
  • 30 segundos de agua congelada

 

Agua fría

El agua fría activa la función metabólica del cuerpo y ayuda a eliminar las toxinas y la grasa acumulada. Esto es gracias a que contrae los vasos sanguíneos y reactiva la circulación, así que ya puedes decirle adiós a la celulitis. El agua fría también funciona como barrera contra los resfriados, aumentando la producción de glóbulos blancos. El tercer y último paso, que consiste en un chorro de agua congelada, nos aporta la energía que necesitamos para afrontar un largo día.

Agua caliente

Durante la segunda etapa, la temperatura del agua debe ser caliente para dilatar los vasos sanguíneos y ayudar a que los músculos se relajen, ya que deben soportar mucha carga. De esta manera conseguirás acabar con los dolores reumáticos: malestar lumbar, artritis… y reactivar la circulación de la sangre. Pero, por si esto no fuese suficiente, el vapor favorece las patologías respiratorias. 

Por muy salvaje que resulte este cambio repentino de temperatura durante la ducha, la rutina da sus frutos. No sólo te ayuda a despertarte de forma automática, sino que además tiene efectos beneficiosos para la piel y para la mente. Su efecto energizante te ayuda a empezar el día con las pilas cargadas y mucho ánimo. Pero también consigue apaziguar los problemas emocionales e, incluso, aumentar la moral. Y te preguntarás: ¿cómo se supone que una simple ducha puede aportarte tantas cosas positivas? Pues la respuesta es la noradrenalina, una sustancia que genera nuestro propio cuerpo y que influye en la disminución de la depresión. 

Imágenes: ElConfiencial, Youtube

 

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *