Consigue un rostro perfecto

Para que tu rostro sea perfecto, radiante y brillante no encontrarás un mejor aliado que un corrector facial y una buena base de maquillaje. Estos dos compañeros inseparables deben estar siempre a tu disposición y dentro del bolso. Son dos productos básicos para disimular el cansancio de estos días, las ojeras que pueden haber aumentado durante las fiestas, etc.

Lo primero que debes hacer es lavarte bien la cara con jabón neutro y después podrás empezar a aplicar la base y el corrector. Estos productos te aportarán luz y un sensación de tener un rostro perfecto, de anuncio. Hoy en día puedes encontrar todo tipo de productos dentro de estas variedades y en muchas ocasiones, además de mejorar tu apariencia, perfeccionan el tono natural de tu piel, te hidratan, protegen contra la radiación solar e incluso contienen vitaminas para tu cutis.

Según tu tipo de piel debes escoger la base que más te convenga. Puedes encontrar tres tipos: líquidos, en crema y en polvos. Por ejemplo para las mujeres que tengan un tipo de piel grasa no es recomendable usar los productos líquidos, es mejor elegir una base y corrector compactos. Sin embargo, para las mujeres con un cutis seco la mejor opción son los productos líquidos porque les ayudarán a aumentar la hidratación de su piel. Finalmente los rostros con piel mixta pueden utilizar tanto los productos líquidos como compactos.

Antes de aplicar la base de maquillaje debes utilizar el corrector. Este será el primer paso tras limpiar bien el rostro. Con una ligera aplicación de corrector puedes hacer que desaparezcan las imperfecciones de tu rostro: granos, marcas de nacimiento, pecas, venas, ojeras, enrojecimientos, etc. Pero algo que debes tener muy en cuenta es que no puedes usar el mismo tipo de corrector para todo. Cada uno tiene una función distinta, cada problema tiene su propia solución en forma de corrector.

Para disimular, por ejemplo la papada, aplica un corrector oscuro por debajo del mentón y en los pómulos para acentuarlos. La nariz también es un buen lugar en el que aplicar este corrector en ambos lados para afilarla. Un corrector en tono oscuro disimula lo claro, ilumina y agranda.

Para ocultar los granos y las zonas enrojecidas debes utilizar un corrector específico. Son más compactos y densos pero cuando apliques la base si se notará que lo has usado.

Finalmente para intentar tapar las ojeras tienes distintas opciones. Si tus ojeras son de color morado debes utilizar un tono naranja, bronce o dorado, no uses nunca tonos claros. Las ojeras son difíciles de disimular pero lo mejor es utilizar un tipo de corrector que contraste con su color.

Tanto los correctores como las bases de maquillaje debes escogerla según tu tipo de piel. Cada mujer requiere un producto específico. Si no estás del todo segura de tu tipo de cutis acude a tu tienda habitual de cosméticos y te ayudarán a definir su tu piel es gras, seca o mixta. Esto es muy importante para conseguir un resultado uniforme.

Recuerda: lavar el rostro, aplicar el corrector con los dedos, base de maquillaje y polvos para conseguir un rostro de porcelana.

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *