¿Cómo saber si necesitas medicina estética o cirugía estética?

cirujia

¿Un lifting o un relleno con Botox para eliminar las arrugas?, ¿una liposucción o un tratamiento reductor con aparatología estética?, ¿un aumento de mamas con prótesis o con grasa propia? Muchas veces, cuando deseamos algo más que un retoque estético, nos surge la duda de si optar por el quirófano o someternos a un tratamiento médico-estético. En este punto lo que hay que preguntarse realmente es lo que mejor resultado nos puede dar teniendo en cuenta nuestras características físicas. Y es el cirujano o médico-estético quien nos aconsejará lo más adecuado.

Pongamos ejemplos concretos para ver dónde está esa línea entre la medicina estética y la cirugía plástica. Y comencemos por el pecho femenino. Las prótesis son lo más habitual para generar un cambio visible en las mamas. Sin embargo, hay problemas específicos que se pueden solucionar con infiltraciones de grasa propia. Si una mujer quiere aumentar su talla pero muy levemente, puede que no necesite un implante sino una transferencia de grasa -lipoestructura-. Para dar este paso, la paciente primero ha de tener grasa suficiente en otra zona de su cuerpo para extraerla. Este método también sirve para casos donde hay una leve asimetría de un busto respecto a otro, o si se desea dar volumen al polo superior de los senos. La grasa en ambas situaciones resolvería el problema. No hay que olvidar también la infiltración de grasa propia para rellenar – sin hospitalización – surcos faciales o depresiones corporales que han quedado, por ejemplo, tras una intervención anterior o porque nos hayan quitado un quiste y la superficie no haya quedado lisa.

medicina_estetica

Si hablamos de la zona facial, la gran duda puede ser si someternos a un lifting o apostar por el ácido hialurónico o la toxina botulínica. Ello dependerá, sobre todo, de si solamente tenemos arrugas o también piel descolgada . Aunque tengamos muchas arrugas, los rellenos con ácido hialurónico o las aplicaciones de Toxina Botulínica – según cada caso – pueden ser suficientes si hacemos los retoques de mantenimiento necesarios. Sin embargo, si existe un descolgamiento muy visible de la piel de nuestro rostro, puede llegar a ser necesario un lifting, que implica cirugía. Recordemos que aunque se trate de un lifting facial ello no quiere decir que el cambio va a ser mucho más notable, porque puede que esa persona tenga el rostro muy envejecido y la operación le ayude a quitarse solamente algunos años. Porque siempre hay que buscar resultados naturales sin artificio.

Volviendo al contorno corporal, la liposucción es una de las intervenciones de cirugía estética más conocidas para reducir grasa localizada en piernas y abdomen, sobretodo. Mediante cánulas, se puede extraer una gran cantidad de grasa sobrante. Pero, ¿qué ocurre si tampoco tenemos “tanta” grasa, pero no se nos va con regímenes o ejercicio físico? En ese punto intermedio se pueden valorar técnicas como los masajes anticelulíticos o la Endermología – LPG. Un programa de sesiones continuadas con este tipo de programas puede ayudarnos eficazmente a perder ese volumen extra. Se trata de la tecnología médica más potente que reduce la celulitis y la grasa localizada mediante unos rodillos especiales, que activan la lipólisis (liberación de grasas).

medicina_estetica_1

Hay muchos otros casos que pueden estar en el límite entre la medicina antienvejecimiento y la cirugía plástica, según el objetivo que persigamos. Este es el caso de la zona íntima femenina. La cirugía -labioplastia- se emplea si hay que hacer una reducción de los labios menores, pero si lo que se desea es dar volumen al pubis, por ejemplo, se puede utilizar la lipoestructura en un tratamiento que no necesita hospitalización. Asimismo, entre los las propios procedimientos quirúrgicos también hay excepciones. Un abdomen con grasa localizada precisa de una liposucción, sin embargo si también presenta un descolgamiento aunque no tenga grasa necesita una abdominoplastia. No obstante, hay ciertas remodelaciones corporales o faciales para las que sí es necesario entrar a quirófano, como la rinoplastia – cirugía de la nariz – o la otoplastia – de las orejas -, aparte de las restantes intervenciones de mama que no tienen como fin el aumento: la reducción, la elevación o la corrección de mamas tuberosas, que crecen hacia adelante en forma de ‘tubo’. Para ello recomiendo una elección meditada y exhaustiva del cirujano que nos vaya a operar, debido a los recientes casos de intrusismo en la profesión.

foto bcn div

Dra. Nélida Grande. Miembro de la Asociación Española de Cirugía Estética PlásticaClínica Nélida Grande

Imágenes: Pinterest

  • Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies porno porno Sex izle hd Porno Porno HD Seks porno izle
  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>