Cómo lograr que el perfume dure más en tu piel

Todos pretendemos encontrar un perfume ideal que se adapte a nuestra piel, para lograr una fusión perfecta. Vivimos en una eterna búsqueda de ese olor característico que nos haga diferenciarnos de los demás. La finalidad de un buen perfume no es llamar la atención, es seducir a los que nos rodean, siempre de forma sutil. El problema llega cuando ese olor se desvanece pronto y pierde toda su esencia. No podemos permitirlo. Hay que oler bien todo el día.

Cómo nos gusta cuando nos identifican con una fragancia o olor en concreto. Y encima nos lo dicen. Sabemos lo importante que es oler bien y que ese olor permanezca en la piel más tiempo del habitual, así que te enseñamos unos truquitos para conseguir que el perfume se impregne más en tu piel, consiguiendo una mayor duración. 

 

 

Si sientes que tu fragancia se desvanece poco después de aplicarla, tenemos algunos tips para que huelas delicioso todo el día: 

  • Perfúmate después de ducharte. Tus poros están más abiertos al salir de la ducha y están preparados para absorber mucho mejor el olor. Y recuerda, cuánto más hidratada esté la piel, más tiempo durará el perfume. Ya sabes lo que toca, usar cremas diarias para mantener la hidratación.
  • Perfuma tus muñecas y el cuello. Aplicar el perfume en localizaciones concretas es clave para que el olor se impregne bien en tu piel. Esparcir la fragancia por más de una zona del cuerpo ayuda a qué no se pierda tan rápido el olor.
  • Pon gotitas de perfume en la ropa. Rociar el perfume en la blusa o abrigo también hará que dure más tiempo.
  • Procura guardar el envase en un lugar fresco y que no le de directamente la luz del sol ni de ninguna bombilla. El baño o el refrigerador no son buenos espacios para guardar tu aroma favorito -si quieres que no pierda su esencia-. Aunque parezca curioso, el lugar más recomendable es el armario.
  • Usa una fórmula que contenga bastante aceite. Los perfumes que están compuestos por aceite suelen penetrar más en la piel, consiguiendo un efecto menos volátil.

 

 

Usar un buen perfume también es indispensable, es la base de todo el proceso. Y no olvides que no todos los aromas son para todos. Puede ser que en algún momento huelas el perfume de alguien y te encante; lo compras, lo pruebas y resulta que entonces no te gusta. Cada aroma huele diferente en cada piel y es importante que sepas detectar el que se adapta bien en la tuya.

 

Imágenes: Carolina Herrera, Cosmopolitan.com

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *