Antes de someterte a una cirugía estética debes saber esto

Has tomado una decisión importante: pasar por el quirófano. Tras mucho tiempo pensándolo, sopesando los pros y los contras, luchando contra tus miedos, haciendo cuentas — porque sí, la cirugía es cara—, vas a someterte a una operación de cirugía estética.

No importa cuáles sean tus motivos, aunque más o menos se producen dos coincidencias en las personas que dan este paso: bien el deseo de dejar atrás un complejo que les viene amargando la vida, bien el ánimo de mejorar físicamente.

Es un paso importante en tu vida, puesto que someterse a cualquier intervención, máxime si hablamos de un quirófano, con anestesia general, y donde se va modificar una parte de tu anatomía, siempre es arriesgado.

De acuerdo. Hemos llegado hasta aquí y ahora, no por haber tomado ya la decisión, te puedes relajar. Debes informarte muy bien de todos los pasos a dar en el proceso. Ten en cuenta que es tu salud y tu futuro los que están en juego. No se trata de dar más importancia o gravedad al asunto de la que tiene, sino de abordar la salud con el rigor y la seriedad que precisan.

Ya sé que has visto modelos y actrices en los medios de comunicación a las que te gustaría parecerte, puede ser el caso. Olvídate. Si ésta es tu intención inicial, la cirugía estética sólo va a traerte desilusión y quien te diga lo contrario no está siendo honesto contigo. La operación va a potenciar lo bello que hay en ti, no a imitar lo ajeno. 

cirugia

Por otro lado, si estás en la madurez, el bisturí no va a devolverte los veinte años, pero sí va a ayudarte y mucho a que el envejecimiento natural sea mucho menos apreciable. Mi opinión es que a la hora de pasar por el quirófano debes tener muy en cuenta los siguiente aspectos:

Lo primero es saber en manos de quien te pones. En salud no hay rebajas, sí profesionales con más o menos experiencia y mejores o peores facilidades de pago. Lo que debes conocer son sus credenciales, su trayectoria profesional, si pertenece a alguna asociación de colegiados y en qué centro te va a operar. 

Este segundo asunto es muy importante. Afortunadamente son casos aislados, pero todos hemos leído que a alguien le han operado en algún centro en el que no se cumplen los requisitos. Infórmate muy bien de quien, pero también de dónde, cómo y con qué.

Como os decía más arriba, nada de crearse falsas expectativas. No soy partidario de utilizar programas de simulación de resultados por ordenador. Las pacientes tienden a pensar que van a quedar exactamente igual que se ven en el programa informático y se producen desilusiones. Estos programas son una aproximación, no una fotografía.

Dejarse aconsejar por el doctor es lo mejor que puedes hacer. Déjanos que te propongamos una talla, un perfil, una modelación concreta para tu rostro. Escucha y luego decide. A la hora de escuchar, selecciona. Todos tienen opinión y ésta es subjetiva. Te puede confundir. Decide junto al médico y adelante. Nada de amigas, parientes, compañeros, etc…

Es muy importante que sepas a qué procedimiento te vas a someter. No es lo mismo la medicina estética, que se realiza en clínica, que el quirófano. Sé rigurosa con las pruebas que te mande el doctor y cumple los plazos. Todo irá bien.

Y, por último, antes de entrar al quirófano debes conocer el tiempo estimado de tu recuperación. Nada de sorpresas. No vale decir que no lo sabías. Aunque hoy todo va más rápido, son necesarios los reconocimientos, las revisiones y el reposo, si procede.

8947€ALTA

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Imágenes: Pinterest

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *