Cepillos para cada tipo de cabello: ¿Cuál eliges?

Existen gran variedad de cepillos en las tiendas de productos de belleza. Lo único que hay que saber es la función tiene cada uno, y las necesidades que cubre según tu tipo de cabello. Cepillarse es bueno para el cuero cabelludo, estimula la circulación sanguínea, favorece el crecimiento del cabello, y potencia su brillo. También es esencial para eliminar los restos de suciedad, el exceso de grasa, y los restos de producto que se han ido adhiriendo a lo largo del día. Lo más importante es hacerlo con el cepillo adecuado.

¿Qué estilos de cepillos existen según cada tipo de cabello?

Plano: Este es el mejor para desenredar y para secar las puntas al utilizar la secadora. Además, ayuda a darle sedosidad al pelo reseco.
Redondo: Es el ideal para secar tu cabello con secadora. Es una herramienta universal, y puede usarse en todo tipo de largos. Uno grande sirve para alaciar el cabello, y uno pequeño para obtener volumen natural.


Cerdas naturales: Generalmente están hecho de pelo de cerdo, o jabalí. Son excelentes para dar brillo al cabello, eliminar la piel muerta, y distribuir los aceites naturales del cuero cabelludo. Son más costosos, pero no causan frizz, ni maltratan el cabello.
Ventilado: Es el utilizado para secar el pelo más rápido, ayudan a que circule el aire, y con el movimiento que hacemos al cepillar el cabello ayuda a que se seque más rápido. Si lo haces con secador, el aire llega directamente al cabello mientras nos peinamos.
De madera: Son ideales para el uso cotidiano no generan frizz. Este tipo de cepillos sirven para peinar de manera natural, si tienes el pelo frágil o fino, es el ideal porque no lo rompe, ni quiebra. Son fáciles de limpiar.
Cepillos térmicos: El metal que tienen en el centro ayuda en aumentar el calor, son ideales para crear rizos. También facilita el alaciado, debes proteger el cabello antes de utilizarlo, debido a la temperatura que alcanza, podrías dañarlo.

Recomendaciones

  • Los cepillos grandes se usan para melenas largas y son las espaciosas.
  • Para el cabello corto es mejor usar un cepillo chico al igual que para peinar zonas específicas o zonas pequeñas.

  • Lo ideal es cepillar el cabello completamente seco y con suavidad, empezando puntas y acabando por la raíz.
  • Los cepillos deberían cambiarse cada 8 años, dependiendo del cuidado y el uso que le hayamos dado. Sin un mantenimiento adecuado, los hongos y las bacterias pueden acabar en nuestro cuero cabelludo.
  • Debemos quitar el cabello que se queda en el cepillo luego de utilizarlo. Además de lavarlo con agua templada y jabón o champú. También le podemos agregar un spray anti bacterias. Mango y  tapón deben limpiarse con un paño húmedo.

Imágenes:  Vix, Mujer de 10, ViveGuapa, Mujer.info.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *