Por qué un buen iluminador puede cambiarte la vida

El iluminador ha cambiado la concepción del maquillaje. Hace tan sólo unos meses, el rey de nuestro neceser era el pintalabios, o el colorete. A día de hoy, la luz ha entrado en nuestras vidas y el iluminador es nuestro componente favorito en asuntos de make up. Son varias las razones por las que adoramos a este compañero de técnicas de maquillaje, pero sobre todo es el hecho de que gracias a él vivimos constantemente con un efecto ‘buena cara’ de lunes a domingo.

El iluminador ha desterrado la concepción de que algunos productos o técnicas de maquillaje están reservados para los días de fiesta. Gracias a él, podemos brillar cada día de la semana. Además, resalta las facciones mejor que el contouring y nos podemos ver iluminadas y naturales al mismo tiempo. Dependiendo de si tienen mucha o poca purpurina, el resultado será más o menos festivo.

Por otra parte, también ha logrado desviar la atención de las zonas que no nos gustaban de nuestro rostro a aquellas que están más favorecidas cuando les damos la magia de la luz. El arco de la ceja, la parte alta de unos labios de beso, el hueso de la nariz o la parte baja de los pómulos. Un iluminador puede cambiarte la vida porque de pronto el efecto de cara de estrella de Hollywood es más sencillo que nunca.

Además, es un producto que nos permite conocer aún más qué le sienta bien a nuestra piel. Normalmente existen distintos tipos de iluminadores, con colores como el destello rosa, el dorado o el blanco. En cuanto lo aplicamos, sobre todo en las mejillas y se ven de perfil, nos sentiremos mucho más bellas.

Guarda siempre en tu neceser de maquillaje un iluminador, sobre todo para esos días en los que el antiojeras se te ha olvidado, no has dormido lo suficiente y crees que el Universo es gris. Un sencillo toque de luz cambiará tu cara… y tu autoestima.

Imágenes: Pinterest

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *