Boda: Técnicas en cirugía estética para la puesta a punto

Las fechas a las que estamos resultan perfectas para planificar una boda, al menos en lo que a la belleza femenina se refiere. Si tenéis pensado casaros este primavera, contáis con tres meses, semana arriba, semana abajo, para decidir las cuestiones básicas relativas a vuestra puesta en escena.

Me perdonaréis el término, pero la entrada de una novia en una iglesia del brazo de su padrino y dirigiéndose hacia su futuro marido tiene un gran aire teatral, rodeado de romanticismo. Por otro lado, una novia guapa, con su ramo y un precioso peinado, siempre remite a esas espectaculares princesas de los cuentos. Puede parecer cursi, pero hablando de novias, todo es poco.

Para el día de la boda existen una serie de cuestiones que deben estar listas. En mi condición de cirujano plástico, no me meteré en asuntos como vuestro vestido y vuestro peinado, los dos grandes asuntos, que tantos quebraderos de cabeza os dan durante los preparativos.

Es lógico, normal y hasta cierto punto deseable que pidáis opinión a amigos, familiares y a los expertos, para poder tomar una buena decisión. No siempre la imagen que tenemos de nosotros mismos, de lo que nos queda bien o nos favorece, es realista. Podemos estar equivocados y, como en todo en la vida, es mejor escuchar antes de decidir.

Así pues, listos el peinado y el vestido, existen tres factores a tener muy en cuenta. El primero está muy relacionado con el tema del vestido y, como bien estáis imaginando, es el peso. Nos encanta, nos lo vamos a probar, pero estamos seguras de que podemos pedir un poco menos de cintura y pecho porque la dieta que estamos realizando va a resultar de lo más efectiva, si no, ya se sabe que todo , en el último minuto se puede arreglar.

boda

Os recuerdo que es más fácil meter algo que nos sobra que poner tela donde hace falta. Por lo demás, mi recomendación es que si sois de las que tenéis un gran complejo por la zona del cuerpo donde más grasa se os deposita, ya sea vientre, glúteos o las terribles cartucheras preguntéis por las distintas soluciones.

A tres meses vista, una liposucción es el remedio más rápido, más eficaz y con el que no vamos a tener ningún problema para tallajes, puesto que todo tarda en recolocarse unos seis meses. Al mes y medio de realizarse la intervención ya tendremos una idea de cómo vamos a estar para la boda.

¡Ojo! Lo que siempre digo: la liposucción te quita la grasa excedente, la lipoescultura te remodela además de quitar. En cualquier caso no es un tratamiento adelgazante en general. Se debe acompañar de una dieta indicada contra la retención del líquidos – si éste es el problema- o para evitar las calorías extras.

En cuanto a otros procedimientos, el arsenal es considerable, a fecha de hoy, pero si hablamos de quitar, tenemos que hablar de drenar y reafirmar. Según la zona nos convendrá una aparatología u otra, pero estad atentas a las siguientes técnicas:

  • Presoterapia . Se trata de un procedimiento estético que se realiza en la clínica, muy sencillo, nada invasivo y que se basa en un masaje estimulante de la circulación de los líquidos retenidos, mejorando la circulación sanguínea, el aporte de oxígeno a los tejidos y eliminando las toxinas acumuladas.

presoterapia

Otro masaje, manual, en este caso que ofrece buenos resultados en cuanto a la retención de líquidos es el drenaje linfático, que favorece la reabsorción y drenaje de los líquidos y toxinas retenidas a nivel del tejido conjuntivo.

El drenaje linfático se aplica también para poner freno a ese enemigo mortal, la celulitis, que a día de hoy sigue sin encontrar una solución final, lo mismo que las temidas estrías. La mesoterapia, la infiltración dérmica de ácido hialurónico, nos vale para mantenerla a raya, sobre todo en la región posterior de los muslos, glúteos y abdomen.

Con el fin de combatir la flacidez general, el recomienda Velashape, un tratamiento combinando de láser y rodillos que promete resultados en seis sesiones y una mensual de mantenimiento.

Esto en cuanto al cuerpo. Para el rostro, mi receta es siempre la naturalidad. Si un rostro es bello, un maquillaje natural y un tratamiento estético que se note lo menos posible o que pase desapercibido, serán sus grandes aliados.

Es cierto que el maquillaje será básico en cuanto al resultado de nueva novia. Pero un maquillaje sobre una piel muerta, ajada, no garantiza belleza, y, mucho menos esplendor, que es lo que se espera de una novia.

Algunas ya estaréis al tanto de los nuevos tratamientos para la piel que entre cuatro y cinco sesiones, dependiendo de cada particular, exfolian, hidratan, limpian manchas y hasta ofrecen brillo y elasticidad.

Lo primero que os recomiendo , para la renovación absoluta de la piel de nuestro rostro son unos peelings con resultados espectaculares. Procedentes del laboratorio Sesderma, su capacidad de acción se fundamenta en la moderna nanotecnología, una vehiculación de activos en liposomas de tamaño nanométrico con gran poder de penetración.

La fosfatidilcolina, su principal ingrediente,reúne las propiedades epitelizante, antiinflamatoria, bactericida y antiacné. Y, además, ofrece mayores niveles de penetración, mayor estabilidad y mayor flexibilidad.

Tras la breve y necesaria limpieza, una aplicación de diez minutos, conseguirá el límpido efecto deseado. Eso sí, en un principio será inevitable el inicial y pequeño enrojecimiento, que desaparecerá enseguida. 

Con los que trabajamos en mi clínica son Sesglicopee, un peeling superficial con ácido glicólico; la gama de Melaspeel , según mayores o menores problemas de acné y pigmentación y Salipeel, especializado en el tratamiento de dermatitis seborreica, rosácea y cuperosis.

Dicho todo lo anterior, no os confiéis porque los nervios juegan muy malas pasadas. El problema de las novias es que tienen que luchar con el estrés de las últimas veinticuatro horas antes de a ceremonia. La ansiedad , el estrés y el cansancio se acumulan, y la piel lo acusa: sequedad, falta de brillo y elasticidad e incluso, a veces, pequeñas dermatitis con un origen nervioso.

En este caso, poco podemos hacer, pero sí contribuir con algún tratamiento de los llamados flash, de última hora, además de una sesión de Unstress.

peeling

Unstress presenta beneficios a corto y medio plazo. Los primeros son reducir irritaciones, aliviar, calmar, proteger, restaurar, alisar, reafirmar y aportar antioxidantes a nuestra piel.Los segundos se ven en la reducción de la tensión oxidante causante por el daño al ADN, reducción de los perjuicios causados por los rayos ultravioletas A+B, estimula y mejora el funcionamiento de las células, mejora la flexibilidad y la aparición de las arrugas.

Para manos y escote, el ácido hialurónico inyectado en varias sesiones, tiene gran poder regenerador, antiarrugas y con efecto anti-edad.

En el primero de los casos, no nos olvidemos de la importancia que tienen en la ceremonia, con la entrega de anillos y de su presencia en las fotos, un recuerdo para toda la vida.

Por supuesto, podéis corregir en quirófano algún defecto con el que no estáis muy conformes, pero quizá no sean las fechas más indicadas para retocar una parte tan importante de vuestra personalidad. No deberíamos sumar más estrés a los preparativos de boda. Ya tendremos tiempo para lo demás.

Y ahora, ya podéis besar a la novia.

8947€ALTA

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Imágenes: Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *