Beneficios de la cosmética natural, ¡te interesa!

Las tendencias y los cambios culturales no sólo tienen reflejo en el mundo de la moda. El paso del tiempo, el progreso, la innovación y el conocimiento hacen que las marcas fabriquen productos cada vez más completos y eficaces. En este entorno, las mujeres cada vez somos más conscientes de la necesidad de cuidarnos y sobre todo, de cuidarnos mejor. Ya no basta con cremas que nos ayuden a prevenir las arrugas o que nos hidraten la piel. Ahora buscamos que el producto sea lo más beneficioso posible en todos los sentidos y es así cómo nace la cosmética natural.

cosmetica

Habrás oído en los últimos tiempos hablar de productos bio, eco o naturales. Esta nueva variante de cosmética se ha posicionado en poco tiempo como una alternativa a los cosméticos industriales convencionales y está suponiendo una auténtica revolución en el mundo de la estética. Pero, exactamente, ¿en qué consiste?

En primer lugar, para que una marca sea denominada como eco/bio/natural – ya veremos sus diferencias en otro artículo- , sus materias primas deben provenir de un cultivo ecológico certificado. Estas producciones están controladas por la Administración Pública competente, por lo que puedes estar tranquila. En estos productos, la calidad de sus componentes es tan importante como la ausencia de ciertas sustancias. Habrás oído hablar de la toxicidad de las parafinas, siliconas y otros derivados del petróleo, presentes en algunos productos de cosmética convencional. Pues bien, estos productos no incluyen ninguno de estos ingredientes en su composición. Tampoco llevan conservantes, perfumes ni colorantes sintéticos.

La toxicidad de estos compuestos tiene efectos nocivos sobre la piel y el organismo, como alergias, dermatitis e incluso algunos contienen sustancias potencialmente cancerígenas.  No están permitidas las radiaciones para eliminar bacterias y/o gérmenes ni en la materia prima ni en el producto final, de forma que se garantiza que todo el proceso conserva el estatus de “natural”.

Otra característica que resulta interesante saber, es que no están probados ni testados en animales.Además, los procesos de transformación y elaboración son respetuosos con el medio ambiente, así como los embalajes y envases que suelen ser reciclables por lo menos en un 90%.

Por último, los fabricantes deben someter sus productos a un análisis de un laboratorio independiente que revisa si cumplen los requisitos para poder otorgarles las certificaciones pertinentes. Como curiosidad y para que seáis conscientes de la cantidad de productos nocivos que existen, podéis visitar la web de Skin Deep Cosmetics Data Base de Enviromental Working Group, la cual analiza la composición de más de 73.000 productos mostrando el grado de toxicidad de cada uno de ellos. ¡Anímate y pásate al mundo bio! ¡Tu cuerpo te lo agradecerá

IMG_20141202_090851

Inés, licenciada en Ade y Derecho,  vive y trabaja en Madrid. Dedicada a la consultoría de belleza desde hace 6 años, compatibiliza su trabajo con su gran pasión, su blog de moda y belleza INARCOROOM

Imágenes: artesonada/essentiabox

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *