Algunos remedios naturales contra las varices

Además de una vida activa y evitar estar de pie mucho tiempo, entre otros hábitos poco beneficiosos para la salud de las piernas y para la prevención de las varices, en este artículo te contamos cuáles son algunos de los tratamientos naturales más efectivos para tratarlas en las etapas iniciales.

Arándanos: este pequeño y sabroso fruto favorece la circulación sanguínea gracias a sus propiedades vasodilatadoras, antihemorrágicas y a que fortalece las paredes de las venas. Además, aportan vitaminas y bioflavonoides buenos para la salud en general.

Se pueden consumir crudos, a modo de tentempié, o bien en zumo. También será posible preparar postres o incluso una infusión con una cucharada de estos frutos secos por cada taza de agua. Nuestro consejo es beber dos tazas diarias.

aloe_vera

La planta de Aloe Vera es conocida por sus beneficios sobre la piel, pero también ayuda en caso de venas varices: un buen tratamiento casero es cortar un tallo de forma longitudinal y apoyar el gel de su interior sobre la zona afectada. Otra recomendación es aplicar gel de aloe con una zanahoria rallada y unas cucharadas vinagre de manzana y aplicar como un ungüento, dejar actuar 20 minutos y lavar.

En cuanto a las hierbas para hacer infusiones, para activar la circulación de la sangre se aconseja la cola de caballo: favorece el flujo de la sangre y es de beneficios para las paredes de venas y arterias. Incluso, su consumo regular ayudaría a desaparecer las varices en formación.

También se recomienda beber infusiones de caléndula, que reduce la hinchazón en las piernas y alivia malestares, al tiempo que propicia una mejor circulación. La infusión se debe hacer con la flor de la planta, que puede conseguirse fácilmente en herborísterias.

En cuanto a aceites esenciales, el de menta es una buena alternativa para hacer masajes y reactivar el flujo de sangre, siempre con movimientos ascendentes y circulares, o incluso el aceite de oliva se recomienda por sus propiedades benéficas sobre la circulación sanguínea y para evitar la obstrucción de las venas. Procura que al momento de utilizarlo, el aceite esté tibio.

Imágenes: imujer.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *