Adiós a los talones agrietados con estos consejos de belleza

talones

Los talones agrietados son algo bastante frecuente: entre las principales causas se encuentra la falta de hidratación, el sobrepeso, la exposición y alguna carencia nutricional. Si sufres de talones agrietados, continúa leyendo que te será de utilidad conocer cuatro pasos para hacer que tus pies y talones luzcan mucho mejor, libres de zonas secas y agrietadas.

Remueve la piel muerta

Será básico el remover la piel muerta y descamada: para ello, necesitarás una piedra pómez. Después del baño, la pasarás en la misma dirección donde la piel muerta se haya acumulado. De esta forma, estarás haciendo una exfoliación que hará que se desprendan las células muertas, dándole espacio a la nueva capa de piel. El consejo es realizar esta exfoliación con piedra pómez al menos una vez a la semana.

talones2

Humecta

Tras pasar la piedra pómez, deberás secar muy bien los pies y humectarlos con alguna crema que contenga ácido láctico, ácido salicílico o ácido úrico, todos ellos ingredientes exfoliantes que ayudarán a recobrar la suavidad en la zona.

Este paso, además, deberás realizarlo a diario, más allá que hagas o no la exfoliación y, en lo posible, dos veces, por la mañana y por la noche.

Utiliza calcetines de algodón

Para potenciar aún más los efectos de la crema humectante, usa calcetines de algodón para que absorba mejor. Escoge este tipo de calcetín tanto por las noches, para dormir, como durante el día, en caso de que vayas a utilizar zapatillas o calzado cerrado.

Usa zapatos cerrados

Uno de los factores que más agrietan los talones es el uso de calzado abierto, la exposición al aire y a la suciedad de la calle. Por el contrario, procura optar siempre por calzado cerrado, cómodo, que permita respirar a tu pie y que lo proteja adecuadamente.

pies

Soluciones caseras contra los talones agrietados

Prueba con estos consejos caseros y naturales para mejorar tus talones y los pies en general:

  • Antes de ir a dormir, lava y seca muy bien tus pies. Luego, aplica una capa de algún aceite vegetal -puede ser de oliva, de jojoba, etc.-, sobre todo, en la zona del talón. Cubre con medias gruesas de algodón y deja que actúe toda la noche.
  • Realiza la exfoliación de la zona y luego remoja los pies en zumo de limón durante unos 10 minutos. Frota con un cepillo o piedra pómez para deshacerte de las durezas.
  • Antes de dormir, aplica a diario una mezcla de vaselina con zumo de limón. Frota, con suavidad, hasta que notes se haya absorbido por completo. Cubre tus pies con medias de algodón y ve a la cama.
  • Durante el día, puedes utilizar una combinación de glicerina con agua de rosas. Notarás los resultados.

Imágenes: comohacerpara.com

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>