Ácidos de frutas que aumentan la belleza de tu piel

¿Necesitas que tu piel recupere luminosidad? ¿Notas que está áspera y que han aparecido nuevas manchas en tu rostro? Tal vez sea el momento de reavivar su brillo, su color natural y de eliminar esas pequeñas imperfecciones.

Una buena opción para obtener un cutis perfecto son los tratamientos faciales con productos que contienen ácidos alfa hidróxidos (AHA), componentes que se encuentran en muchos productos naturales y que son excelentes para mantener la piel joven y bella. Estos ácidos están presentes en numerosas frutas como la manzana verde, la grosella, el zumo de uva, de limón o de naranja. También en alimentos como la caña de azúcar, las almendras amargas, la miel o la leche fermentada.

frutas-belleza-piel

Los beneficios que se obtienen del uso de productos que contienen AHA o de los tratamientos faciales en los que se utilizan ácidos de frutas son muy amplios. Son muchos los centros de estética que recomiendan estos tratamientos por las siguientes razones:

  • Regula el exceso de sebo en pieles grasas.
  • Difumina manchas, arrugas e incluso, cicatrices.
  • Afina las pieles grasas y los poros.
  • Aporta luminosidad a la piel, sobre todo a aquellas apagadas y desvitalizadas.

Este tipo de ácidos pueden utilizarse durante cualquier época del año, incluso en verano que es cuando exponemos la piel al sol. Son exfoliantes e hidratan la piel, lo que hace que sea más flexible. Debido a su plasticidad, facilitan la eliminación de esas células muertas y gracias al peeling se estimula la regeneración de nuevas células.

acidos-frutas

El tratamiento con ácido de frutas está compuesto de diversos pasos:

  1. Se limpia la piel con una leche limpiadora y se aplica la mascarilla de ácido de frutas, que se dejará en el rostro más o menos tiempo en función de cada piel.
  2. A continuación se aplica una mascarilla oxigenante que se deja reposar unos 10 minutos para que penetre bien.
  3. Por último, se aplica un cóctel con sueros que hidratan y evitan la flacidez.
  4. Suelen ser tratamientos de cuatro sesiones en un mes y después una sesión cada 28 días aproximadamente, el tiempo que tarda en regenerarse la piel.

Los productos que contienen ácidos alfa hidróxidos sólo se pueden adquirir en farmacias o parafarmacias y bajo receta médica porque existe el riesgo de sufrir irritaciones.

Imágenes: draescoda/nievesmiguel

Autor: Mar Gómez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *