Ácido hialurónico, el eterno superviviente de la belleza facial

Tenía pensado comenzar este artículo con la frase “El ácido hialurónico ha muerto, ¡Viva el ácido hialurónico! “, pero viendo la cantidad de usos que se le está dando en el circuito de la cosmética, me permito sólo citarla entrecomillada. La incluyo, pero me guardo el énfasis para cuando pase a hablaros del apartado de medicina y cirugía del rostro propiamente dicha.

Comenzaré entonces explicándoos lo que es el ácido hialurónico que, muy al contrario de lo que se piensa, es una sustancia que podemos encontrar en el cuerpo humano. Lo que hacemos con las inyecciones y demás productos es suministrar la dosis necesaria para dotar al organismo de sus beneficiosas propiedades.

El ácido hialurónico se encuentra en diferentes tejidos y órganos, ya que forma parte de la propia piel y de numerosos cartílagos. Su trabajo orgánico consiste en la retención del agua que necesitamos para que nuestro aspecto luzca hidratado y con volumen.

Beauty

Al envejecer, ocurre en este caso como en tantos otros, lo vamos perdiendo en proporciones bastante elevadas. Nada más y nada menos que en 50% al llegar a los 50 años. De ahí que esta sea la edad definitiva para el rejuvenecimiento facial. Con la madurez se marcan las arrugas de expresión, comienza a desdibujarse el óvalo facial y a perder volumen en los labios. Es entonces cuando el llamado lifting sin cirugía puede ayudarnos con diferentes tratamientos. Por supuesto, entre ellos el ácido hialurónico.

Pero antes de la medicina estética, os recuerdo que esta sustancia se encuentra también en cremas y mascarillas faciales y para el cabello, que podéis comenzar a aplicaros como tratamiento preventivo. No olvidéis que retiene el agua y, además, no es un producto que provoque muchas reacciones alérgicas, al contrario de otros que se comercializan con los mismos fines.

En cuanto a su uso en clínica, es un procedimiento sencillo, que consiste en inyecciones intradérmicas que, por supuesto, tienen un efecto más rotundo que el de cualquier crema o loción . Su efecto regenerador y reafirmante puede durar más o menos un año sin mayores contratiempos.

Ahora bien, la belleza del rostro es un campo en constante evolución y si por el momento el ácido hialurónico ha tocado techo en lo que a sus aplicaciones estéticas se refiere, nuevos productos y procedimientos vienen a suplirle. Ya os he hablado de los tratamientos de plasma enriquecido en plaquetas. Lo que se inyecta es material celular regenerado del propio paciente, oxigenado, nuevo. Por lo tanto, vivo y más natural y duradero.

¡Qué tengáis una feliz semana!

8947€ALTA

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

 

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *