Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

Abdominoplastia: una de las cirugías estéticas más complejas y eficaces

Para conseguir el efecto ‘vientre plano’ es necesaria la combinación de dos, tres o cuatro elementos: dieta, deporte, medicina estética y cirugía. En este último caso, se puede y se debe distinguir entre liposucción y abdominoplastia, ya que son intervenciones distintas.

Os explico: la liposucción es la extracción de grasa excedente de alguna parte de nuestra anatomía, que se ha depositado por diferentes circunstancias, siendo las más habituales el estilo de vida sedentario y la genética. Heredamos la tendencia a aumentar de peso en zonas localizadas, al igual que la predisposición a contraer ciertas enfermedades, como la diabetes o el colesterol.

La liposucción no sólo se realiza en la zona abdominal, aunque se trate de una práctica frecuente, sino también en otras como muslos o incluso brazos. Hablamos aquí de la lipoescultura, donde no sólo se extrae acúmulo graso, sino que también se remodela el área después con técnicas complementarias como el láser.

abdominoplastia

La abdominoplastia en cambio, trabaja sólo la zona del abdomen, de ahí su nombre. Consiste no sólo en eliminar los excedentes grasos, sino también la piel excedente. Se suele abordar cuando la zona se ha distendido por los cambios bruscos de peso, debido a las dietas o al embarazo en la mujer. 

Si os fijáis en alguien que de repente pierde mucho peso debido a un régimen alimenticio muy estricto o a una enfermedad, notaréis que -si la pérdida ha sido significativa- en determinadas zonas ahora hay un excedente de tejido. Es lógico, ha perdido la masa que lo cubría. Lo que la abdominoplastia hace es tratar esa piel, que carece de capacidad de retracción.

Se trata de un procedimiento complejo si tenemos en cuenta que abordamos no sólo la dermis sino también una zona más profunda: cortamos músculo, quitamos la grasa – no la aspiramos- y reconstruimos posteriormente. La incisión, que se esconde a nivel del pubis, es mayor que en la liposucción. A partir de ahí lo que se hace es extirpar todo un huso de piel, desde el propio pubis hasta el ombligo y posteriormente se tira de la piel que está por encima del abdomen superior y se vuelve a suturar en la parte inferior.

Esta cirugía viene a durar unos noventa minutos y requiere una hospitalización de 48 horas. Al recibir el alta no se va a sufrir dolor, pero si incomodidad. Tened en cuenta que se ha trabajado a un nivel profundo y hemos “tocado” el músculo. A la semana máximo, todo debe estar normalizado y el paciente realizando su vida rutinaria.

8947€ALTA

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Imágenes: Pinterest

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *