Hacerse hoyuelos en la cara, lo ultimo en tendencias de belleza

La última tendencia de belleza entre la nueva generación va más allá del tiempo, quizá incluso acabe por ser lo último que puedan hacerse en el rostro. Hablamos de la intervención para hacerse hoyuelos en la cara. Una locura ¿verdad?

No sabemos si aquellos que deciden hacerse esta intervención de ‘belleza’ son conscientes al 100% de que hacerse unos hoyuelos en los mofletes no es algo que, por muy de tendencia que les parezca, el día que deje de serlo van a poder cambiarlo. Puede que a Miranda Kerr o Adriana Grande les siente tan bien porque es parte natural de sus genes, pero siempre que intentamos ser algo que no somos por genética, con el tiempo nos pasa factura. Aún así, la tendencia está arrasando, y esta nueva moda de ponerse hoyuelos en la cara es la última obsesión de belleza entre los millennials. Te lo contamos.

El nombre que toma esta intervención es sel de Dimpleplasty y crea hoyuelos tanto en las mejillas como en el mentón o barbilla. Su demanda en estos últimos años ha aumentada de una manera exponencial y en las redes, para los que ya se han intervenido, ya existe hasta su propio hashtag: #dimpleplasty y #dimplesmile. Pero esta intervención no es una simple cirugía sencilla como podría ser cualquier otra intervención de belleza, considerar sus riesgos es importante y en algunos casos hasta podría servir para relpanterse su implantación.

La Dimpleplasty se realiza haciendo una incisión en el interior de la boca con el que se extrae un poco de tejido de la parte interna de la pared de la mejilla. Luego se sutura el músculo a la superficie profunda de la piel y listo, mejillas con hoyuelos para toda la vida -repetimos: toda la vida-.

Quién nace con este tipo de mofletes son aquellas personas cuya conexión entre los músculos faciales y la piel se encuentran más conectados, por eso al sonreír y hacer que el músculo se contraiga, se genera este hoyuelo. Hay muchas personas que, sobre todo hace años, nacer con este tipo de hoyuelos les ha supuesto una barrera y multitud de problemas de autoestima, confianza e incluso de depresión. Recuerda el caso como el de la moda por separarse las paletas de los dientes, a lo Madonna. ¿Qué fue de esta tendencia de belleza? Imaginamos que es algo que sobre todo se deben estar preguntando las que se acabaron separando los dientes por devoción y admiración.

En este caso, los hoyuelos en la cara no solo auguran ser otra de las modas de belleza pasajera entre los millennials, es a su vez una intervención de la que hay que asumir ciertos riesgos. Los resultados son inciertos pues ninguna sabemos cómo de fuertes o ‘obedientes’ son nuestros músculos. A esto hay que sumarle la posibilidad de que los mismos hoyos queden asimétricos, anti-naturales o incluso se puedan llegar a dañar los nervios faciales.

No obstante cada vez son más las jóvenes menores de 30 años las que optan por esta cirugía. Con unos cuidados adecuados y la seguridad total de haber escogido con pleno deseo esta cirugía, el futuro que quede lejos.

Imágenes: elle.es, curiosidadesdelasalud.net

Autor: Elena Cano

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *