Los siete mandamientos para tener una piel que irradie juventud

¡La edad es un estado de ánimo! Tengamos 20, 30, 40 o 50 años, la edad no es más que un número que no tiene nada que ver con la vitalidad o la energía que podamos tener. Sin embargo, nuestra apariencia puede delatarnos, por este motivo, es tan importante el cuidado de nuestra piel.

Desde la redacción de Nosotras.com queremos compartir con vosotras unos consejos de belleza de la Clínica Planas para conseguir que una piel espléndida y cada día más joven. ¡Seguirlos, mimad vuestra piel e irradiar juventud infinita!

1. Dejar de fumar: Un buen objetivo para este año nuevo podría ser dejar de fumar ya que no sólo lo agradecerá vuestro bolsillo si no que, además, tiene muchas ventajas estéticas. Y es que fumar acaba con el colágeno y la elastina y disminuye los niveles de estrógeno necesarios para conservar la firmeza de la piel, hecho que nos terminará pasando factura tarde o temprano.

2. Hidratarse: ¿Tenéis arrugas? ¡Bebed agua! La solución para mejorar el aspecto de la piel es facilísima por lo que llevarla a cabo. Hidrataros la piel diariamente con una buena crema y bebed mucho.

3. Seguir una dieta saludable: La piel es el reflejo de todo lo que comemos. De nada sirve aplicarnos cremas por la mañana y por la noche si seguimos una dieta poco equilibrada. El truco está en llevar una dieta que contenga alimentos ricos en Omega3 (los pescados grasos como el salmón), verduras de color verde oscuro (brócoli, espinacas…) y frutos secos (almendras, nueces…). Además, beber té verde también puede ser de gran ayuda ya que es un antioxidante natural estupendo y un gran aliado de la juventud.

4. Dormir mucho: El descanso es esencial para que nuestra piel se vea radiante y joven. Las ojeras, las líneas de expresión, las arrugas no son más que señales que da nuestro cuerpo reclamando más horas de sueño. Los expertos de la Clínica Planas nos recomiendan cumplir con las horas mínimas de sueño para que la piel se pueda reparar.

5. Hacer ejercicio: El rostro es el espejo del alma. Por mucho que queramos disimular la tristeza, la alegría, la decepción… Nuestro rostro lo cantará a los cuatro vientos. Lo mismo pasa con nuestra sensación de bienestar, si nos sentimos bien por dentro, estamos más bellas por fuera. Una buena manera de sentirse bien es realizar ejercicio para que el flujo sanguíneo aumente y la piel luzca más sana y bonita. ¡Tranquilas con realizar 30 minutos de deporte unos 3 o 4 días a la semana es suficiente!

6. Fuera las tensiones: El estrés es el peor enemigo de un rostro joven. Cuando sentimos tensión, estrés o tenemos preocupaciones en la cabeza, las células de nuestro cuerpo envejecen más rápido, hecho que se ve reflejado en nuestra piel de manera instantánea. Por eso, hay que saber desconectar de lo que nos preocupa y conectar cuerpo-mente. Si sabemos controlar el estrés, esto repercutirá en nuestra salud y nuestra belleza.

7. No tocar las imperfecciones de la cara: Sobretodo, por tonto que parezca, ¡no os toquéis la cara! Lo peor que podéis hacer es intentar quitaros las imperfecciones sin respetar su propio ritmo de reparación. ¡Darle tiempo o será peor!

Imágenes: Corbis

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *