Una de las molestias más frecuentes durante el embarazo: el reflujo

Si bien el embarazo es una etapa única y emocionante, también es un momento de constantes cambios en el cuerpo de la mujer. Síntomas y molestias propias, como es el caso del reflujo gastroesofágico, una de las molestias más frecuentes durante este período. Veamos a continuación de qué trata y cómo tratar de prevenirlo.

Según estudios realizados por The National Institute of Health de los Estados Unidos, las náuseas durante la gestación son ocasionadas por el reflujo, que ocurre cuando los ácidos gástricos suben por el tracto a través del esófago. Este reflujo suele ir acompañado de la sensación de acidez -pirosis- que ocasiona molestias a veces intolerables.

Si bien las causas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico durante el embarazo son aún controvertidas, se sabe que suele darse después de haber ingerido ciertos alimentos irritantes tales como los picantes, las frutas cítricas, las bebidas con gas, lácteos, café, alcohol o salsas industriales. También, y de manera más general, se lo vincula con el mismo aumento del volumen abdominal ocurrido en este período y con los cambios hormonales propios del mismo.

 

 

Como se señaló, el reflujo y la pirosis son frecuentes durante el embarazo, con una incidencia de hasta el 50 % de los embarazos, llegando a un 80 % en algunas poblaciones. Las mujeres que han sufrido de reflujo en embarazos previos, tienen más riesgo de volver a padecerlo en los siguientes.

Los consejos para evitar el reflujo son, principalmente, evitar el consumo de este tipo de alimentos, sobre todo, antes de ir a dormir. Comer por las noches al menos dos horas antes de acostarse, ingerir porciones pequeñas y no dormir completamente tumbada, sino reclinarse sobre otra almohada o cojín para estar un tanto más levantada.

En todo caso, y si se sufre este trastorno, se podrá consultar con el médico, quien determinará cuáles son las medidas a seguir o qué tratamiento. Para este tipo de molestias se suelen recetar antiácidos como son el omeprazol y el pantoprazol, aunque algunas mujeres los toleran bien y otras son más sensibles.

Imágenes: Pinterest

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *