Pautas para que la pareja esté feliz tras el parto

La llegada de un bebé a una familia es motivo de alegría, de felicidad, de emoción… Todos los cambios son pocos con el recién nacido.. Aunque no siempre sucede, muchas veces la tensión y el estrés puede crecer cuando estos dos que ahora son padres, antes eran novios,marido y mujer, o simplemente pareja. ¿Cómo conseguiremos que el hecho de tener un bebé en nuestro hogar no repercuta de forma negativa en la convivencia y en el amor con nuestra pareja? Aunque no es sencillo de llevar a cabo, sí es verdad que podemos seguir una serie de estrategias que harán que nada tengamos que lamentar.

Para empezar, lo más importante es el respeto, la paciencia y la calma. Es decir, no faltar en cuestión de educación a la pareja que tenemos, que también se ha convertido en padre, ni perderle el respeto  aunque se equivoque, aunque meta la pata, aunque esperemos más de él. Todos nos estamos adaptando a esta nueva manera de vivir en familia con un nuevo miembro y ello implica un cambio de hábitos y de rutinas que a veces es complicado cambiar rápidamente.

Por esto, en cuanto a la paciencia, que es la madre de todas las ciencias, debemos dejar espacio a la otra persona para que se adapte y para que pueda aclimatarse a todo lo que se le viene encima, igual que Nosotras  también lo hacemos sin querer que nadie nos presione.

En cuanto a la calma, va unido a todo lo anterior. Decir las cosas con cariño y con amor, sin reproches y por supuesto sin gritos ya que por mucho que sea un bebé y “no se entere de nada”, los niños captan el mal humor en el ambiente: Si queremos que crezca sano y feliz lo más importante es que todo esté bien a su alrededor.

Imagen: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *