Lo que no puede faltar en la canastilla de tu bebé

Después de los primeros meses de embarazo, es el momento de empezar a pensar y a planificar la canastilla para el bebé. ¿Qué debes poner? Que no cunda el pánico. Vamos a ayudarte a preparar el Kit con todo lo básico para recibir al bebé de la mejor manera.

Una de las cosas que más suele preocupar a los futuros papás es la canastilla del bebé, esa bolsita en la que hay que poner todo lo necesario para llevar al hospital. A pesar de la ilusión del momento, hay muchos detalles en los que fijarse.

Es importante tener clara la lista de cosas indispensable para los cuidados del bebé. ¡Toma nota!

  • Bodies de recién nacidos -de algodón-: es recomendable que tengan la apertura del cuello ancha o botones laterales o frontales fácilmente visibles, para que vestir al bebé sea una tarea más sencilla.
  • Gorritos: el bebé recién nacido pierde mucho calor por la cabeza, y es aconsejable abrigarlo con gorritos de algodón.
  • Pijamas o peleles: para tapar al bebé de cuello a pies. Hay que tener mucho cuidado con su temperatura, y conseguir regularla las primeras horas.
  • Calcetines: útiles para cuando no lleve peleles. Proteger los pies del bebé es importante, ya que suelen enfriarse con facilidad.
  • Mantita: para arropar al niño cuando sea necesario.
  • Baberos o gasas: siempre útiles para cualquier imprevisto.
  • Pañales de recién nacido: elegir un pañal de calidad y absorbente para proteger la piel del bebé.
  • Toallas húmedas -para pieles sensibles- : se necesitan para limpiar las heces, que se van expulsando en varias deposiciones durante las primeras 48 horas de vida del bebé.
  • Productos de higiene corporal: el neceser debe incluir productos específicos para la piel del recién nacido, como gel de baño, champú y loción hidratante.  La crema protectora para la zona del pañal hay que aplicarla con cuidado, debido a la sensibilidad de la piel del bebé.

Toda la ropita hay que llevara previamente lavada desde casa, usando detergentes neutros y sin suavizante, para que la piel del bebé -tan delicada- no sufra. No esperes hasta el último momento para preparar la canastilla, ya que el parto se puede adelantar, hay que ser prudente. Siempre pueden haber imprevistos. Tenerlo todo bajo control ayudará a calmar esos nervios tan característicos del momento y a sobrellevar la situación mucho mejor.

¡No te compliques y disfruta de uno de los momentos más bonitos de la vida!

 

Imágenes: Ellahoy.es

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *